Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero prevé más encuentros con Merkel para tratar el desarrollo de la OPA de E.ON

Enel declara en Estados Unidos que pretende tener hasta tres consejeros en Endesa

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, declaró ayer que es posible que vuelva a reunirse en el futuro con la canciller Angela Merkel para hablar de desarrollo de la OPA de E.ON sobre Endesa. "Lo haremos, si fuera necesario", aseguró, tras concluir un breve encuentro en el que, según dijo, paradójicamente las dos partes se limitaron a constatar que la operación está exclusivamente en manos de las empresas y sus accionistas. Zapatero comentó también someramente el tema con el líder italiano, Romano Prodi.

El encuentro con Merkel duró 15 minutos y tuvo mucho de casual, tal y como lo presentan los portavoces españoles, porque se produjo a instancias de la canciller alemana y ésta no había pedido cita. El rumor de que Merkel quería hablar con Zapatero había corrido, sin embargo, en vísperas del Consejo Europeo clausurado ayer. El hecho es que los dos líderes coincidieron a la entrada de la sede del consejo, donde la alemana hacía declaraciones a la prensa cuando llegó Zapatero. Se volvió a saludarle y, siempre según fuentes españolas, le invitó a apartarse en un salón vecino.

El propio Zapatero ofreció a la prensa este relato del encuentro: "Fue muy breve. Hablamos de la Declaración de Berlín [que los 27 aprobarán el 25 de abril, con ocasión del 50º aniversario de la firma del Tratado de Roma], del futuro del proceso europeo y de Endesa y E.ON".

Accionistas

"Hemos llegado a la conclusión bastante lógica de que el futuro está en manos de los accionistas y de los directivos de las empresas" añadió. Según el presidente, este desarrollo del encuentro era previsible y pone en evidencia que los Gobiernos de España y de Alemania son "amigos".

También los diplomáticos españoles más implicados en contactos con Berlín aseguran que las relaciones no se han resentido por la OPA. Y ello a pesar de que, en medios gubernamentales españoles, sigue reapareciendo el mal recuerdo del modo avasallador en que el presidente del grupo alemán, Wulf Bernotat, anunció la operación en febrero de 2006 y los reproches a la canciller alemana. Ésta sólo advirtió a Zapatero sobre las intenciones de E.ON en el último minuto, sin sondeos ni consultas políticas previas. La última vez que Zapatero y Merkel se vieron para tratar este asunto fue en septiembre, en la cumbre hispano-alemana, cuando Zapatero anunció un eminente "final feliz" de la operación y ambos líderes declararon que el futuro había quedado totalmente despejado.

Seis meses después, han caído todas las barreras legales y judiciales que dificultaron la operación. Pero E.ON, que llega al final de su oferta por el 100% de Endesa, apenas ha penetrado en el capital de la eléctrica española aunque lleva gastados 230 millones en este asunto.

El grupo Acciona, que se ha hecho, entre tanto, con el 21,03% del capital de Endesa, y la italiana Enel, con un 22%, comprometen seriamente el objetivo de los alemanes.

El primer ministro italiano, Romano Prodi, gran defensor e inspirador de un eje energético mediterráneo, cuya principal concreción es hasta ahora la irrupción de Enel en Endesa, se ha interesado también en Bruselas por la partida de alianzas y guerrillas que se prepara en torno a la eléctrica española.

Él mismo informó ayer de que había hablado brevemente del tema con Merkel y con Zapatero. Pero no contribuyó a aclarar lo que pasa por la mente de los líderes. "No querrán pedirme que les cuente lo que hemos tratado", dijo a los periodistas.

Comunicado a la SEC

A última hora de ayer, Enel dio detalles de su operación de entrada en Endesa al regulador del mercado de valores estadounidense (SEC). En su comunicado, Enel reitera que su objetivo es alcanzar el 24,95% del accionariado de la eléctrica española (ahora tienen el 22%), justo en el límite de la participación que obligaría, según la ley española, a lanzar una OPA. Enel indica a la SEC que, si se cumplen todos los requisitos, "elegirá ejercer sus derechos" para designar a tres vocales en el consejo de administración de Endesa. Y también indica que, cuando entre en vigor la reforma de la ley española de OPA, intentará aumentar su participación hasta el nuevo límite (30%).

Endesa cerró ayer en Bolsa a 38,70 euros, muy cerca de los 38,75 que ofrece E.ON. La distancia es mayor si se tienen en cuenta los 15 céntimos de prima que se pagarán a los accionistas que se acrediten como asistentes teóricos a la suspendida junta del 20 de marzo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de marzo de 2007