Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EDUCACIÓN

Profesores canarios quedan en 'Second Life' para debatir proyectos

Siete profesores de la isla de Gran Canaria se reúnen para hablar de un proyecto educativo. Hasta aquí nada insólito. Lo novedoso era su lugar de reunión: un espacio creado en el juego Second Life.

Tomás Morales: pluma, batuta y pincel es un proyecto educativo de la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias. Agrupa a profesorado de diferentes especialidades y centros de las islas. Las nuevas tecnologías son el principal medio de coordinación entre las comunidades educativas implicadas de esta experiencia sobre el poeta modernista Tomás Morales.

Este proyecto se centró en su estilo de trabajo en Internet para superar una de las dificultades de coordinación del archipiélago; aunque inicialmente la actividad se está desarrollando en Gran Canaria, el próximo año se extenderá a otras islas.

En otros anteriores, la coordinación se hizo con el teléfono, luego con Hotmail, sincronizando a los docentes con el correo; desde diciembre hay un blog, donde el alumnado y sus familias pueden tener una visión del trabajo. En febrero este grupo de profesores saltó a la comunidad virtual de Second Life.

Inicialmente no se contó para la reunión con un terreno fijo en Second Life. Se optó por la creación de un local instalado en el momento. Contaba la sala con las fotografías de los participantes, el logo del proyecto, asientos y un zona diáfana para el desarrollo de la reunión. En este primer encuentro intervinieron siete profesores de Lengua, Cultura Clásica, Filosofía, Matemáticas, Francés y Música.

"Second Life", explica Cristóbal Nuez García, uno de los profesores asistentes, "es un medio de comunicación sincrónico que aporta cierta calidez al trato a distancia. Humaniza la relación al disminuir la sensación de distancia física de los participantes. El compartir este espacio, aunque sea virtual, facilita unas relaciones más fluidas. El chat es más impersonal; con el Messenger podemos realizar el mismo intercambio de información, pero tener delante un rostro (aunque sea ficticio) que se asocia con una persona da más cercanía y empatía (algunos de los participantes no se conocen físicamente)".

"No se trata de que Second Life sustituya a los medios anteriores que ya usábamos, sino de sumarlo", resume Nuez García. "Es crear un espacio virtual en 3D en el que podamos coincidir los profesores".

TOMAS MORALES: www.tomasmoralespbp.blogspot.com/index.html

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de marzo de 2007