Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez llama a declarar a Ibarretxe como imputado por otra reunión con Batasuna

El magistrado instructor de la causa abierta por desobediencia contra el lehendakari, Juan José Ibarretxe, por su reunión en abril de 2006 con dirigentes de la ilegalizada Batasuna le ha llamado a declarar en calidad de imputado de nuevo el próximo día 26 de marzo a las 12 del mediodía.

El juez Roberto Sáiz ha admitido la ampliación de la querella solicitada por el Foro Ermua tras conocer que Ibarretxe había mantenido el 22 de enero pasado otro encuentro con representantes de Batasuna. En su declaración ante el instructor de la causa el pasado 31 de enero, el lehendakari admitió que se había reunido con la "sensibilidad" que representa la izquierda abertzale y que se iba a seguir reuniendo con Batasuna con el objetivo de "lograr la paz" en el País Vasco.

El magistrado ha llamado a declarar como imputados también ese día, pero a partir de las 10.30, a Arnaldo Otegi y a Rufi Etxeberria, los dos dirigentes de la ilegalizada Batasuna que supuestamente se reunieron con el lehendakari el 22 de enero.

El magistrado Roberto Sáiz, que instruye conjuntamente la causa contra Ibarretxe y la abierta por el mismo delito de desobediencia en grado de cooperación necesaria contra los dirigentes socialistas Patxi López y Rodolfo Ares, ha admitido varias de las diligencias de investigación solicitadas por el letrado del Foro Ermua en el caso de que se ampliara la querella.

Control de entradas

En concreto, el juez ha ordenado que se pida al "responsable de control de entrada" del Palacio de Ajuria Enea, residencia del lehendakari, y de la sede de Lehendakaritza (presidencia) todos los registros de entrada del pasado día 22, fecha de la reunión, y "cualquier otro registro de entrada de los últimos cinco meses" en los que figure alguno de los 33 miembros de la Mesa Nacional de Batasuna.

El juez instructor ha rechazado remitir la declaración que prestó Ibarretxe el pasado 31 de enero a la Sala 61 del Tribunal Supremo, la que ilegalizó a Batasuna en marzo de 2003, en la que el presidente vasco ya advertía que se iba a seguir reuniendo con la izquierda abertzale con el objetivo de conseguir la paz. El letrado del Foro Ermua había solicitado como medida cautelar para "prevenir la reiteración del delito" que se remitiera la declaración de Ibarretxe ante el Tribunal Superior vasco a la Sala 61 del alto tribunal.

El presidente de la Sala segunda del Tribunal Supremo, Juan Saavedra, dijo ayer en Bilbao que la participación del presidente del Gobierno y la del lehendakari por su reunión con Batasuna puede ser "distinta", y subrayó que para aplicar la doctrina del Supremo -que en un auto de octubre no vio delito en las reuniones entre el PSE y Batasuna- es necesario que sean "hechos análogos o similares", asunto que no quiso valorar en el caso del lehendakari.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de marzo de 2007