Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un guardia civil muere en Salou en un tiroteo con atracadores

Un guardia civil murió ayer en Salou (Tarragona) durante un tiroteo entre una pareja de agentes y dos presuntos atracadores, que tenían retenidos a un matrimonio de joyeros de la localidad. Fuentes policiales confirmaron ayer por la noche la muerte del guardia, que estaba destinado en la unidad de policía judicial de esta localidad costera y no ofrecieron más datos que el apellido del fallecido: Muñoz.

El fallecido y su compañero habían sido alertados de que en la calle Vía Augusta de Salou dos asaltantes retenían a un matrimonio de mediana edad, propietarios de la joyería Princess, ubicada en la cercana calle Vía Roma de la población. Al llegar al lugar, poco antes de las diez de la noche, ambos agentes mantuvieron un forcejeo con los asaltantes de los joyeros, Uno de ellos logró arrebatarle el arma reglamentaria al agente fallecido y le disparó, hiriéndole mortalmente.

En la misma trifulca uno de los asaltantes, probablemente el autor del disparo al guardia, también resultó herido de bala como consecuencia de un disparo que le asestó el otro agente, que salió ileso. El resultado de la reyerta fue un guardia civil muerto y los dos asaltantes detenidos, uno de ellos herido de gravedad.

Poco después de tiroteo, llegó una ambulancia al lugar de los hechos, aunque los servicios de emergencia no pudieron hacer nada para salvar la vida del agente.

Varios testigos del suceso explicaron ayer por la noche que el forcejeo y los disparos entre guardias y asaltantes se produjeron en el interior de un edificio de la calle Vía Augusta, donde los propietarios de la joyería, que son vecinos de Salou, tienen fijada su residencia habitual. Posiblemente los asaltantes tuvieran como objetivo robar en la joyería o en el domicilio del matrimonio.

Los mismos testigos aseguraron que fue el hombre víctima del asalto quien, en un descuido de sus captores, logró escapar y pedir auxilio a la Guardia Civil, que actuó con muchísima rapidez. Mientras él pedía ayuda, su mujer continuaba en manos de los asaltantes. Fuentes del instituto armado no confirmaron anoche este hecho.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de marzo de 2007