Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:AULAS

Cádiz tiende puentes

La Universidad gaditana se sitúa a la cabeza en proyectos con Iberoamérica y Marruecos

La Universidad de Cádiz (UCA) está recuperando la vocación internacional que tuvo la provincia en siglos anteriores. El Cádiz comercial y puente entre África y Europa quieren ahora ser revividos por una institución que se ha situado en el primer puesto en número de proyectos con países americanos y Marruecos.

La agencia española de cooperación ha seleccionado 29 proyectos con universidades marroquíes coordinados por la UCA, siete más que los aprobados para la Universidad de Granada, la segunda en cooperación con el Norte de África. Medio Ambiente, Arqueología, Ingeniería o Interculturalidad son algunas de las áreas de estudios de estos proyectos, que se han multiplicado en los últimos años. En 2005, la UCA emprendió 8 programas de cooperación con Marruecos. El pasado año fueron 11, y éste, 29.

El éxito radica en dos claves. La primera, la vinculación de la UCA con la Universidad Abdelmalek Essaadi de la región Tánger-Tetuán. La segunda, el impulso del Aula Universitaria del Estrecho, creada en 2001 para coordinar las relaciones entre ambas universidades y que ha permitido disparar el número de proyectos y el intercambio de profesores y estudiantes. Actualmente, unos 35 alumnos de la Abdelmalek Essaadi estudian cursos de posgrado en los campus gaditanos.

A raíz del éxito del Aula del Estrecho, la UCA acaba de crear un instrumento paralelo: el Aula Iberoamericana, con la que quiere despuntar también en cooperación con los países del otro lado del Atlántico. Un objetivo que, en parte, ya ha logrado: la Universidad mantiene convenios con 80 instituciones iberoamericanas y ha conseguido 14 proyectos de la Agencia Española de Cooperación Internacional en la última convocatoria.

El objetivo de la apuesta por la cooperación es doble, según el vicerrector de Ordenación Académica e Innovación Educativa, José María Rodríguez Izquierdo: "Por un lado, ayudar a otros centros que necesitan orientación y recursos, y por otro, obtener un retorno, porque conseguimos aprender de sus profesores, recibir a más estudiantes, y estar más abiertos a lo que ocurre en otras partes del mundo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de febrero de 2007