Juicio por el mayor atentado en España | 11-M

El Gobierno acepta desclasificar un informe del CNI sobre el 11-M que tampoco vincula a ETA

Trashorras sólo habló de islamistas en una entrevista ante un agente del servicio secreto

El Gobierno ha decidido desclasificar el informe del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) elaborado el 19 de marzo de 2004, a raíz de la visita que uno de sus miembros, con residencia en Oviedo, realizó a Avilés en compañía de cuatro policías para entrevistarse con el ex minero José Emilio Suárez Trashorras, entre el 15 y el 18 de marzo de 2004, con el PP aún en el poder. El Ejecutivo socialista acepta así la petición del tribunal de la Audiencia Nacional que está juzgando desde hace 10 días el 11-M. La desclasificación se producirá el viernes de la próxima semana, dado que la Audiencia Nacional aún no ha tramitado la solicitud.

Más información

El informe del CNI detalla en un folio y cuarto, sin firma y con la clasificación de "confidencial", el encuentro de casi tres días en el que el ex minero ahora procesado facilitó abundante información sobre unos islamistas, "unos moros de Madrid", que, según creía, perpetraron el 11-M, ya que los había oído enaltecer el 11-S mientras trapicheaba con ellos y les contaba que tenía explosivos a disposición.

Trashorras no mencionó a ETA ni que los islamistas de los que sospechaba tuvieran relación con etarras, según los tres policías que firmaron su detención el 18 de marzo y el comisario que dirigió el viaje, tal y como figura en los escritos oficiales obrantes en el sumario. Sí escriben, en cambio, que el ex minero procesado citó expresamente a un tal Mowgli, identificado como Jamal Ahmidan, El Chino, con quien había trabado contacto a través de "otro marroquí al que conoce como Rafá", Zouhier.

Copia del documento

La existencia del informe del CNI era ya conocida, y de hecho figura una referencia a él en el folio 79.385 del sumario. En esa página se asegura que, además de los informes sobre las entrevistas con Trashorras elaborados por la policía que obran en poder de la Unidad Central de Inteligencia, existe "una copia de un informe del CNI sobre dicho tema, de fecha 19 de marzo de 2004, clasificado como confidencial, que igualmente coincide con lo que figura en las diligencias policiales y judiciales". Y se añade: "En ninguno de los documentos se hace referencia alguna a las referencias sobre afirmaciones de José Emilio Suárez Trashorras en relación con posibles contactos o conocimientos de Jamal Ahmidan, alias Mowgli, con etarras o detenidos por pertenencia a ETA, legales o liberados".

Pese a ello, los impulsores de la teoría de la conspiración que intentan involucrar en el atentado a policías, guardias civiles, servicios de información españoles y extranjeros, a ETA e incluso al PSOE, han exigido la desclasificación de esos documentos del CNI. Y ahora el tribunal ha accedido a ello, a petición de la defensa de Zouhier.

Todo el enredo se basa en que el ex minero, que llegó a contarle a sus padres que si El Mundo le pagaba estaba dispuesto a contar "hasta la Guerra Civil", declaró en una entrevista con ese periódico que El Chino le había dicho que conocía a los etarras que habían sido detenidos en Cañaveras con un cargamento de 500 kilos de explosivos.

El juez Juan del Olmo, instructor de la causa, ya solicitó al CNI que se levantase el velo sobre el documento, pero se le emplazó a que lo solicitase al Gobierno. También lo pidió de forma "urgente" en enero el presidente del tribunal, Javier Gómez Bermúdez, para que el documento pudiera estar antes del comienzo de la vista oral. El director de la agencia, Alberto Saiz, le comunicó que el procedimiento era solicitarlo al Ejecutivo.

No es urgente

La petición al Gobierno para que desclasifique la nota, una vez comenzada la vista, ya no se considera urgente, según indicaron fuentes de la Audiencia Nacional. Es una prueba pertinente y fue aceptada, pero no es necesaria hasta dentro de unos meses, cuando sea el turno de la prueba documental.

La solicitud se está cursando siguiendo lo que marca la Ley de Secretos Oficiales, que exige una exposición razonada y un auto judicial, que explique que la desclasificación no afecta a la seguridad del Estado, que tampoco se va a revelar cómo trabajan los servicios secretos y se va a proteger la identidad del agente que elabora la nota, entre otras cuestiones.

El tribunal trabajará mañana en el borrador, y el lunes por la tarde se remitirá al presidente de la Audiencia, Carlos Dívar para seguir el trámite. Éste consiste en su envío al presidente del Tribunal Supremo y del Poder Judicial, Francisco José Hernando, para que a su vez lo haga llegar al ministro de Defensa, José Antonio Alonso, quien, si lo considera oportuno, lo pasará al consejo de Ministros.

Aunque Trashorras puede declarar la tarde del martes o la mañana del miércoles, el documento no corre prisa. Incluso aunque el abogado de Zouhier ponga el grito en el cielo reclamando indefensión. Como el que interviene en los hechos es el propio Trashorras, puede aclarar, por medio del interrogatorio lo que quiera. Trashorras, según han informado fuentes de las defensas, no piensa contestar ni al fiscal ni a las acusaciones, por consejo de su abogado.

LA VISTA DEL LUNES

El Egipcio declarará por las grabaciones en Italia

Mohamed el Egipcio volverá a declarar el lunes, una vez que ha escuchado las grabaciones que le hicieron en Italia, en las que se atribuye los atentados de Madrid.

EL JUICIO DEL 11-M, AL DÍA

Un informe del CNI de la detención de Trashorras tampoco habla de ETA

El Gobierno ha accedido a desclasificar un informe del CNI sobre la detención de José Emilio Suárez Trashorras, en el que se señala que éste implicó en los atentados a unos "moros de Madrid", pero ni siquiera citó a ETA.

Los informes de explosivos siguen dando Goma 2 Eco

La fiscal ha incorporado a la causa del 11-M los informes de la Goma 2 Eco intervenida a Trashorras en 2001, contaminada de DNT como la de la matanza.

La fiscalía pide el archivo del 'caso del ácido bórico'

La fiscalía cree que los policías acusados de falsificación no deben ser juzgados. La ley exige que el fiscal o la acusación particular acusen, y ambos piden el archivo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 22 de febrero de 2007.

Lo más visto en...

Top 50