Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno desclasifica un informe del 11-M sobre el ex minero Trashorras

En la entrevista con agentes del CNI el procesado no vinculó a los islamistas autores del atentado con ETA

El Consejo de Ministros ha aprobado hoy la desclasificación de los documentos, solicitados por la Audiencia Nacional, relativos a los atentados del 11-M que obran en poder del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), en concreto sobre el acusado y ex minero José Emilio Suárez Trashorras.

El informe desclasificado ahora fue elaborado el 19 de marzo de 2004, a raíz de la visita que uno de los miembros del CNI, con residencia en Oviedo, realizó a Avilés en compañía de cuatro policías para entrevistarse con el ex minero José Emilio Suárez Trashorras, entre el 15 y el 18 de marzo de 2004, con el PP aún en el poder.

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega ha señalado que, una vez analizada la documentación, se ha comprobado que "no existen implicaciones" en la seguridad nacional para su desclasificación. "El Gobierno ha accedido, dando una vez más muestra de la disposición del Gobierno a que la Justicia actúe con total independencia y con todos los recursos disponibles ante el peor atentado de la historia de España", ha argumentado.

El informe del CNI detalla en un folio y cuarto, sin firma y con la clasificación de "confidencial", el encuentro de casi tres días en el que el ex minero ahora procesado facilitó abundante información sobre unos islamistas, "unos moros de Madrid", que, según creía, perpetraron el 11-M, ya que los había oído enaltecer el 11-S mientras trapicheaba con ellos y les contaba que tenía explosivos a disposición.

Trashorras no mencionó a ETA ni que los islamistas de los que sospechaba tuvieran relación con etarras, según los tres policías que firmaron su detención el 18 de marzo y el comisario que dirigió el viaje, tal y como figura en los escritos oficiales obrantes en el sumario. Sí escriben, en cambio, que el ex minero procesado citó expresamente a un tal Mowgli, identificado como Jamal Ahmidan, El Chino, con quien había trabado contacto a través de "otro marroquí al que conoce como Rafá", Zouhier.

El tribunal que juzga a los presuntos responsables de ese atentado pidió el pasado 19 de febrero la desclasificación de estos documentos relativos a la entrevista de Trashorras con agentes del CNI el 17 de marzo de 2004. La sección segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional hizo esa solicitud al Gobierno, a petición de la defensa del acusado Rafá Zouhier, ex confidente de la Guardia Civil, en una providencia dictada después de que el CNI ya denegara esos documentos al tribunal cuando los pidió por primera el pasado 23 de enero, según fuentes jurídicas.

Según estas fuentes, en esa entrevista, el ex minero asturiano -para quien la fiscal pide la máxima pena por ser la persona que supuestamente suministró los explosivos empleados el 11-M (38.667 años de cárcel)- hizo referencia a la venta de explosivos a Jamal Ahmidan, El Chino, uno de los siete suicidas de Leganés.