De los 25 años de Mollet a los 5 de Barcelona

Si hay una localidad especialmente restrictiva con los criterios para acceder a pisos públicos, ésta es Mollet del Vallès. Lo llevan denunciando varios promotores sociales de vivienda. Además de los requisitos que exige la Generalitat, el Ayuntamiento de Mollet elaboró en 2004 un baremo en el que da un punto por año de residencia del peticionario, con un máximo de 25 puntos. Ello supone que obtienen los pisos quienes más tiempo llevan y quizá no quienes más lo necesiten.

El concejal de Urbanismo de Mollet, Josep Garzón, admite que la medida trata de dar prioridad a los que lleven más tiempo viviendo en la localidad y rechaza la intención de la Generalitat de unificar criterios o guardar cupos para gente de otros municipios. "Es injusto que un Ayuntamiento, con los impuestos de sus ciudadanos, se esfuerce para comprar suelo para pisos públicos y se beneficie de ello gente de otros municipios que no hacen nada", afirma. Garzón sólo estaría dispuesto a aceptarlo si "sobraran viviendas en Mollet" y afirma que el sistema no es un obstáculo para los inmigrantes. "No preguntamos la nacionalidad", sostiene.

Los municipios suelen pedir entre cinco y ocho años de residencia. Algunos, incluso más.

- Barcelona. Dos años en el caso de pisos de alquiler y cinco si son de compra.

- Esplugues. Un mínimo de siete años; durante cinco años entre ahora y enero de 2000, o bien un mínimo de siete años a partir de 1998. "Lo importante es que se respete la antigüedad, para que los que circunstancialmente se han tenido que ir puedan acceder igualmente a un piso", explican fuentes municipales.

- Sant Feliu. Las bases para acceder a viviendas de compra en el sector Hoescht obligan a estar empadronado un mínimo de siete años de forma ininterrumpida.

- Molins de Rei. Las viviendas de los promotores se rigen por bases establecidas por las empresas.

- Sant Joan Despí. Un mínimo de ocho años.

- Cornellà. En el último sorteo, era necesario haber residido un mínimo de cinco años. La cifra se aumentó respecto a promociones anteriores, más permisivas.

- El Prat. Un mínimo de cuatro años.

- L'Hospitalet. Un mínimo de cinco años. En el caso de que se haya vivido en la ciudad de forma discontinua, un mínimo de 10 años en los últimos 20.

- Sant Just Desvern. En cada promoción varían los años. En la próxima, serán necesarios 10 años de empadronamiento o bien haber estado el mismo tiempo trabajando en el municipio.

- Santa Coloma de Gramenet. Exige un mínimo de cinco años.

- Sant Adrià. Cinco años en la última promoción, pero van cambiando las bases.

- Mongat. Haber estado empadronado los últimos seis años o haber residido 12 de los últimos 25.

- Sant Cugat. Diez años.

- Montcada i Reixac. Seis años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 22 de febrero de 2007.