Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenida una pareja por golpear y atar a su hija de tres años en Málaga

Ni los vecinos ni los maestros se dieron cuenta, pero Tatiana, de tres años, recibía "malos tratos continuados" por parte de sus padres, de 22 y 21 años, que fueron detenidos el pasado miércoles. Hizo falta que un ex policía argentino, que vivía realquilado en la casa familiar, denunciara los supuestos maltratos. Cuando los agentes entraron en el domicilio hallaron a Tatiana (nombre ficticio) atada de pies y manos con bufandas y tiritando tras haber recibido una ducha de agua fría.

El pasado miércoles sobre las 10.00, Jorge Gallo se despertó al oír gritos y golpes procedentes de la habitación de al lado. Después de un mes y medio presenciando y escuchando "golpes y zarandeos constantes" de los padres de Tatiana (nombre ficticio) hacia su hija, el ex agente de policía de Rosario (Argentina) no pudo más. "Me ardió la sangre y llamé al 112", señaló. El día anterior había denunciado por teléfono los hechos a la Policía

Los agentes que llegaron al número 2 de la calle Conejito de Málaga, en la barriada de La Luz, encontraron a la niña sobre la cama y cubierta con una manta. Al destaparla, los funcionarios policiales vieron cómo Tatiana estaba atada de pies y manos con sendas bufandas. La niña tiritaba después de que su padre le hubiera sometido a una ducha fría. Además, la niña presentaba un fuerte golpe en el pómulo y en uno de sus orificios nasales su padre le había puesto un trozo de papel para detener una hemorragia.

Inmediatamente, la menor fue trasladada en una ambulancia al Hospital Materno Infantil de Málaga. Allí, los médicos confirmaron las sospechas de maltrato continuado. "La niña tenía marcas de haber sido atada con fuerza anteriormente", según fuentes policiales.

Minutos después de entrar en la vivienda, a la que accedieron gracias a Jorge Gallo, los agentes detuvieron a los padres de la menor, José Miguel Z. V, de 22 años y Edirma H. M, de 21, ambos de nacionalidad boliviana. La madre llevaba en brazos al hijo menor de la pareja, de 17 meses.

Este niño no mostraba lesiones aparentes, según la Policía, aunque el denunciante asegura que "en ocasiones" también recibía malos tratos. El ex policía argentino, que actualmente trabaja como albañil, afirma que el padre de los menores, también peón de obra, "bebía cada dos por tres y golpeaba con frecuencia a su esposa", que trabaja limpieando casas.

Tatiana y su hermano menor, de apenas 17 meses, fueron internados ayer en un centro de acogida de menores de la Junta de Andalucía, según el gobierno autónomo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de febrero de 2007