_
_
_
_
Análisis:A LA PARRILLA
Análisis
Exposición didáctica de ideas, conjeturas o hipótesis, a partir de unos hechos de actualidad comprobados —no necesariamente del día— que se reflejan en el propio texto. Excluye los juicios de valor y se aproxima más al género de opinión, pero se diferencia de él en que no juzga ni pronostica, sino que sólo formula hipótesis, ofrece explicaciones argumentadas y pone en relación datos dispersos

Hacer el misionero

Vicente Molina Foix

No hay día como el domingo para hacer el ganso, y ese espíritu patoso también se extiende a las televisiones. La Sexta da fútbol 12 horas seguidas, otras cadenas no saben qué dar, y para ver una buena película hay que esperar a la madrugada; La 2, ahora en pleno ciclo Louis Malle, pasó El unicornio, curiosa fábula de apocalipsis animalario muy poco vista. Como tampoco hay prisas, Pablo Motos se toma su tiempo en El hormiguero (Cuatro), llenando la sobremesa de ocurrencias muy dispares, entre las que destaca su sección de grandes frases dichas por niños; las hay hasta procaces. Por la noche, esta misma cadena ofrece una serie criminal de buena factura y buenos actores, Génesis, solapándola sólo media hora con lo que se supone que no tiene competencia posible: Aída (Tele 5), que la semana pasada había sido noticia por las diferencias surgidas a causa de un cura entre la cadena más o menos berlusconiana y la productora, Globomedia.

El conflicto se saldó con un despido y unos cuantos cortes al primer capítulo, pero aun así hay que decir que las situaciones en torno al ligue de Aída y su párroco (interpretado por Lluís Homar) resultaban osadas, en la línea de ese eficaz costumbrismo chuscamente incorrecto que caracteriza a la serie. Temas sagrados como la eucaristía, la confesión o el celibato eclesiástico eran sometidos a burla, se vio un beso con lengua de Aída y el párroco (con sotana y estola) ante un crucifijo, y, en un momento de indignación cuando se entera de que en vez de colgar sus hábitos la va a dejar colgada a ella, se le oyó a Aída decirle al reverendo: "Si vienes a por ropa para la parroquia, ya te llevaste el otro día mis bragas". Tele 5 confía tanto en su éxito que no teme ofender a los obispos en conferencia ni cansar a la audiencia: Aída estuvo en antena más de tres horas. No voy a estas alturas a descubrir las bondades y limitaciones de esta serie; sólo lamento que, al crecer, el interesante personaje del niño gay Fidel se haya estereotipado en lo marica.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_