Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Polonia y República Checa aceptan el escudo antimisiles de EE UU

Rusia amenaza con apuntar sus cohetes balísticos contra los dos países

Los dirigentes de Polonia y de la República Checa están dispuestos a aceptar la instalación en sus respectivos territorios de parte del sistema del escudo antimisiles proyectada por Estados Unidos, según manifestaron ayer en Varsovia los primeros ministros de ambos países, Jaroslaw Kaczynski y Mirek Topolanek, respectivamente, porque, según ellos, responde a sus intereses nacionales.

"Estamos convencidos de que hay que adoptar decisiones fundamentales en lo relativo a la seguridad de Europa, al escudo antimisiles", declaró Kaczynski en la rueda de prensa que ofrecieron los dos jefes de Gobierno tras su entrevista. "Las afirmaciones de que la base del escudo norteamericano modificará el equilibrio de fuerzas en Europa no tienen fundamento alguno y eso se lo decimos y repetimos a nuestros socios del este y el oeste", aseguró Kaczynski, quien añadió que "todos saben muy bien que el escudo tiene como único objetivo protegerse ante posibles acciones de Estados que parecen no estar dispuestos a respetar las reglas que imperan hoy en el mundo".

El ministro checo aseguró por su parte que "nuestros países se preparan para responder a la demanda de EE UU, y todo indica que nuestra respuesta será positiva. Cuando eso suceda abriremos las negociaciones". El embajador checo ante la OTAN, Stefan Fule, aseguró el domingo que el escudo defensivo no puede ser instalado en Europa sin discusiones previas en el seno de la Alianza Atlántica.

Polonia acogería la construcción de una base con 10 silos para el lanzamiento de misiles capaces de derribar los cohetes lanzados contra Estados Unidos, mientras que en la República Checa sería instalada una base con rádares para detectar el lanzamiento de los misiles.

El plan de instalar el escudo en dos antiguos países satélites de la antigua URSS ha provocado la ira de Rusia. El comandante en jefe de las Fuerzas Nucleares Estratégicas de aquel país, general Nikolái Solovtsov, amenazó con apuntar los misiles balísticos rusos contra la República Checa y Polonia si se despliega allí el escudo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de febrero de 2007