Guipúzcoa planifica las infraestructuras que necesita la zona más degradada de Euskadi

Un estudio técnico propone un puerto exterior en Pasaia, zonas logísticas y nuevos viales

Las instituciones vascas y el Ministerio de Fomento analizan en detalle las infraestructuras necesarias para rescatar a la bahía de Pasaia y el corredor del Jaizkibel de su actual estado de declive. El documento técnico que manejan las administraciones plantea incluir en este ámbito un puerto exterior, varias plataformas logísticas y de almacenamiento que ocupan 100 hectáreas, nuevas carreteras y trazados ferroviarios, además de la reordenación urbana de los enclaves más degradados de Euskadi. Los ecologistas consideran que su puesta en práctica supondría "colapsar" el territorio.

El informe titulado Documento de reflexiones sobre el esquema de ordenación territorial de Pasialdea y el corredor intermodal de Jaizkibel ha sido elaborado por profesores de la Universidad de Granada, la Politécnica de Barcelona y la UPV, por encargo de la Diputación guipuzcoana. Es el manual sobre el que trabajan las instituciones que integran la sociedad Jaizkibia -Fomento, el Gobierno vasco, la Diputación y los ayuntamientos del entorno-, el ente que gestiona los proyectos para la regeneración física, ambiental y socioeconómica del corredor entre las bahías de Pasaia y Txingudi.

Se trata de un documento "orientativo" de 72 páginas que analiza las infraestructuras portuarias, logísticas, viarias y ferroviarias que podrían encajar en este ámbito. Subraya la "necesidad de mejorar los asentamientos urbanos", con el fin de "mejorar la calidad de vida de sus habitantes", y apuesta decididamente por "racionalizar" las actuales instalaciones del puerto de Pasajes mientras se construye una dársena exterior, que asumiría "nuevas actividades y funciones" portuarias.

- Puerto isla. Esta infraestructura "es necesaria" para superar las "limitaciones" del actual, optimizar la rehabilitación urbana y paisajística de la bahía y como "oportunidad de modernización tecnológica". Descarta el puerto adosado a los acantilados del monte Jaizkibel por sus "fuertes impactos" y se inclina por construir una dársena separada de la ladera. Esta obra exigiría crear nuevos accesos por carretera y ferrocarril mediante un túnel doble que desembocaría en los muelles de Lezo del puerto interior.

- Áreas logísticas. Como recursos "necesarios" para el puerto exterior, propone tres áreas para el almacenamiento e intercambio de mercancías. Estarían enclavadas en Lezo y Gaintxurizketa y supondrían la ocupación total de 100 hectáreas de terreno.

- Una nueva autopista. La principal novedad radica en la construcción de una nueva autopista, denominada "vía dorsal", que discurriría entre el Bidasoa y el Urumea. Coincidiría con el trazado del segundo cinturón (actualmente en construcción) hasta Ventas de Astigarraga y desde este punto saldría un nuevo ramal hacia el valle del Bidasoa. Tendría tres enlaces: con Irún, el puerto exterior y San Sebastián.

- Trazados ferroviarios. Se proyecta prolongar el ancho europeo desde la frontera e Irún hasta el puerto exterior, además de la ejecución de una nueva línea para mercancías entre Arragua (Oiartzun) y la futura dársena, aprovechando el trazado de la Y ferroviaria.

- Ordenación urbana. Entre las propuestas para mejorar la caótica situación urbana de la bahía, plantea ampliar las reservas de suelo en zonas con una altísima densidad de vivienda, como Altza y Beraun (Rentería), la regeneración integral de Molinao (Pasai Antxo), la creación de un nuevo paseo en la parte sur del actual puerto, y la reconversión de La Herrera y Trintxerpe (en Pasai San Pedro), entre otras intervenciones.

La plataforma Jaizkibel Bizirik, contraria al puerto exterior, sostiene que el mencionado documento defiende un modelo de ocupación de suelo que "no es soportable desde el punto de vista territorial, económico y social". "La imagen futura es la de un puerto exterior y un corredor de transporte que, además de destruir el litoral de Jaizkibel, supone el mantenimiento del puerto interior y la ocupación de todos los suelos que quedan en una comarca ya machacada por la urbanización y las infraestructuras", asegura los ecologistas. Supondría, a su juicio, "un tremendo impacto", que supera a Pasaia y al Jaizkibel y se extiende a Lezo, Oiartzun, Rentería, Irún, Hondarribia y Astigarraga.

El diputado para la Ordenación Territorial, Koldo Azkoitia, asegura que la Diputación "no hace suyo" este informe, aunque es la "base" para la regeneración de Pasaialdea. "Está en manos de Jaizkibia, aunque esto no significa que se vayan a plasmar todas las propuestas recogidas en el documento", puntualizó.

La discordia del puerto exterior

La construcción del puerto exterior ha sido el principal motivo de discordia que está retrasando muchos años el resto de los proyectos encaminados a la transformación urbana de la bahía de Pasajes. Es una exigencia del PNV, que considera precisa su ejecución para acometer la regeneración de todo el entorno. Sin embargo, se ha encontrado con las dudas de EA, su socio en la Diputación, y el rechazo frontal de EB, actualmente en el tripartito vasco, y de Aralar y la izquierda abertzale. Los socialistas guipuzcoanos apoyan sin reservas el puerto exterior, y el PP no se opone, pero sin ligarlo al resto de proyectos urbanos.

El puerto isla, diseñado por Miguel Ángel Losada, catedrático de Ingeniería Hidráulica de la Universidad de Granada, permite la sustitución gradual de la dársena interior y la construcción por fases del nuevo abrigo. Admite ampliaciones, es desmantelable una vez acabado su ciclo de vida y su ejecución favorecería a los sectores industriales, metalúrgico, de maquinaria y de transporte, que son los más importantes de Guipúzcoa, según se recoge en el documento técnico.

La plataforma Jaizkibel Bizirik, por contra, sostiene que su construcción requiere "un largo listado de infraestructuras" que provocarían el "colapso" en el corredor entre Pasaia e Irún, además de "una degradación del medio natural y la calidad de vida de los ciudadanos". Y añade que "la ocupación de más de un millón de metros cuadrados para usos logísticos, además de nuevas autopistas y ferrocarriles, incrementará la congestión actual".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0008, 08 de febrero de 2007.