Livni: "El conflicto en Oriente Próximo es entre extremistas y moderados"

La ministra de Exteriores israelí inaugura la Casa de Sefarad en Madrid

La ministra de Exteriores israelí, Tzipi Livni, aprovechó ayer su breve visita a Madrid para desgranar ante un restringido grupo de periodistas la doctrina israelí sobre el estado actual del eterno conflicto de Oriente Próximo. Así, la ministra insistió en destacar que el conflicto que se vive en la zona no es realmente entre israelíes y palestinos sino "entre moderados y extremistas", que Irán es "una amenaza no sólo para Israel sino para todos los regímenes moderados de la región" y que su Gobierno "no necesita más ideas de la comunidad internacional", sino que ésta "demuestre su determinación en el cumplimiento de sus objetivos". Concretamente, la resolución 1.701 de Naciones Unidas que incluye el desarme de Hezbolá, la milicia libanesa chií apoyada por Teherán, y la 1.737 que contempla sanciones contra Irán si no suspende su programa nuclear.

Irán es "una amenaza para Israel y para los regímenes moderados de la región"

Livni, probablemente la personalidad política con mayor apoyo popular actualmente en Israel, dio también por zanjado el incidente ocurrido la noche del miércoles en la frontera entre su país y Líbano. Según su versión, soldados israelíes fueron atacados cuando desmantelaban minas en la zona y simplemente respondieron al ataque.

La ministra, que no permitió turno de réplica a los periodistas, teorizó sobre, en su opinión, la amenaza que representa la "ideología extremista islamista" que comparten Irán, Hezbolá y el grupo palestino Hamás. Sobre este último, vencedor en las elecciones palestinas de hace un año por amplia mayoría, aseguró que "no representa las legítimas aspiraciones nacionales del pueblo palestino sino el extremismo islámico".

La jefa de la diplomacia israelí afirmó que "Israel representa los valores del mundo libre en Oriente Próximo", ya que es "una democracia que quiere la paz con los vecinos". Y añadió, para quien quiera darse por aludido, que el conflicto en la región no se soluciona "apaciguando al terrorismo".

La visita de Livni es la primera de un ministro israelí de Exteriores a España desde la llegada al Gobierno de los socialistas, si se exceptúa la breve entrevista que mantuvo en La Moncloa su predecesor, Silvan Shalon, con el presidente José Luis Rodríguez Zapatero, pocos días después de que éste tomara posesión, en mayo de 2004. Con la excepción del presidente israelí, Moshé Katsav, Livni es también la máxima autoridad israelí que ha visitado por motivos bilaterales España en esta etapa.

La ministra y otras autoridades de Israel reaccionaron con explícito disgusto al anuncio de una iniciativa de paz para Oriente Próximo que Zapatero lanzó el pasado mes de diciembre. Ayer, Livni hizo simplemente oídos sordos a las preguntas que se le hicieron sobre este tema, aunque no se privó de comentar que el conflicto israelo-palestino necesita más cooperación internacional que ideas nuevas.

Tampoco quiso valorar las gestiones que el Gobierno español hace ante Siria, con cuyo presidente, Bachar el Asad, habló la semana pasada el presidente Zapatero por teléfono. Sí comentó que la frontera entre Siria y Líbano sigue abierta, que Hezbolá pasa por ella todo lo que quiere y que, con contactos o sin ellos, es evidente que Damasco no trabaja por la paz.

El motivo de la visita de ayer de Livni, que fue recibida también por el Rey y el presidente del Gobierno, fue la inauguración de la Casa de Sefarad, un centro gubernamental dedicado a la cultura hebrea en España, similar a los existentes sobre otras culturas, como la Casa Árabe, la Casa de América o la Casa Asia. Esta apertura ha sido considerada importante por la comunidad judía internacional, que ayer destacó en Madrid a altos representantes como Israel Singer, número dos del Congreso Mundial Judío, Pierre Besnainou, presidente del Congreso Judío Europeo, o Saúl Ilvich, secretario general del Congreso Judío Latinoamericano. Livni subrayó que negar el Holocausto no es sólo "un crimen contra Israel y el pueblo judío sino contra toda la humanidad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0008, 08 de febrero de 2007.

Lo más visto en...

Top 50