La sexta fragata para Navantia

En la agenda del presidente figuraban, además de la Cidade da Cultura, los plazos del AVE, los incendios forestales, las transferencias pendientes, la continuidad del compromiso inversor del Estado en Galicia y el futuro de Navantia. En relación con el tren de alta velocidad, Touriño aseguró que Zapatero le ha confirmado los plazos ya anunciados por Fomento para la conexión directa del AVE entre Vigo y Ourense y que sitúan su entrada en servicio para 2012 o 2013.

En materia de incendios, el Gobierno ha comprometido la participación del Ejército en las tareas de prevención de siniestros en el marco del despliegue de fuerzas y cuerpos de seguridad ya anunciado para el próximo mes de marzo. En cuanto a las transferencias, Touriño expuso la voluntad de su Gobierno de reactivar la reclamación de traspasos una vez abandonado, de momento, el camino de la reforma estatutaria.

El próximo 28 de febrero, anunció el presidente gallego, se reunirán Anxo Quintana y el ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, para reiniciar las negociaciones. Y en lo que respecta a las inversiones estatales, Touriño destacó que Zapatero ha renovado su compromiso de mantener en el entorno del 8%, por encima de los que corresponde a Galicia por su peso poblacional, el porcentaje de inversiones que los Presupuestos de 2008 dedicarán a la comunidad gallega.

Las mayores expectativas se situaban, sin embargo, en relación con el futuro de Navantia y las dificultades que entraña que el astillero privado Hijos de J. Barreras pueda usar parte de sus instalaciones en desuso para construir buques civiles. En este tema Touriño no logró de Zapatero otra cosa que un compromiso para estudiar, a pesar de "las dificultades" que plantean la normativa europea y los acuerdos del sector naval de 2004, qué posibilidades tiene Barreras de llevar a cabo su proyecto.

No obstante, Touriño no salió de vacío de la Moncloa. En la rueda de prensa posterior a la entrevista con Zapatero exhibió como una muestra de su compromiso con el naval ferrolano haber logrado que el Gobierno vaya a encargar a Navantia-Fene una sexta fragata para la Armada, que asegurará el futuro del astillero y le garantizará carga de trabajo durante un tiempo.

Será el propio presidente del Gobierno quien confirmará esta decisión en los próximos días, explicó Touriño.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS