Adjudicado a Abeconsa durante 70 años por 2.500 euros al mes

La adjudicación de las obras para la urbanización en superfice de la Plaza de España a la empresa Abeconsa fue aprobada con los votos de PP e Independientes por Ferrol el 16 de marzo de 2005. El concurso al que sólo se presentó esa empresa propuso una fórmula de autofinanciación que exime al Ayuntamiento de financiar la obra a cambio de otorgar una concesión administrativa a la constructora por un periodo de 70 años para la explotación de suelo público.

Se trata de una parcela de casi 8.000 metros cuadrados, donde está previsto que se instalen oficinas, bajos comerciales y un centro de salud privado. Por su explotación, la constructora abonará un canon anual de 30.000 euros a las arcas municipales.

Según el edil de Urbanismo de Ferrol, el arquitecto popular Guillermo Evia, antes de adjudicar la obra el gobierno local aprobó una modificación en los usos de los terrenos donde se asienta la construcción para cambiar su calificación de "suelo viario a dotacional".

Los juristas consultados por este diario han mostrado su asombro por la tramitación administrativa que el Ayuntamiento de Ferrol ha seguido para adjudicar el edificio. "El Gobierno local pretendió adjudicar el usufructo de un edificio de cinco plantas con el mismo procedimiento que aplica para permitir la instalación de una terraza o un quiosco callejero, no parece que sean la misma cosa", señala un experto en Derecho Administrativo.

Para el secretario de la federación vecinal Roi Xordo, César Manso, los populares utilizaron una "vía rápida" para tratar de legalizar la obra pero infringiendo la normativa vigente, ya que el artículo 47.4 de la ley L9/2000 en el que se basan para hacerlo "no permite esta modificación en este caso concreto", y aun así, apostilló "la edificación superaría la altura recomendada de 12 metros". El presidente de la federación, Jesús Caselas, está convencido de que la Xunta frenará las obras porque "vayas por la vía que vayas, el edificio es ilegal". "Llevamos cinco años negándonos a privatizar suelo público, confiamos en el Estado de Derecho y en la aplicación de las leyes; ese edificio es ilegal y no se puede construir" sentenció.

Alquiler fuera de mercado

Además de la ubicación del edificio que el documento de Urbanismo señala como irregular, el cánon impuesto por el ayuntamiento a Abeconsa, la única empresa que optó al concurso, está muy por debajo de los precios de mercado. El alquiler que figura en el contrato para las cinco plantas y los dos sótanos, donde se van a instalar oficinas, locales comerciales y el centro de salud costará a la empresa 30.000 euros al año. Si la justicia o la Xunta no dan marcha atrás al proyecto, la empresa podrá explotar un edificio entero en pleno centro de Ferrol, incluidas sus cinco plantas y los bajos comerciales, por 2.500 euros al mes,

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 04 de febrero de 2007.