Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Museo San Telmo comenzará en una semana a trasladar sus 17.000 obras de arte

El 27 de marzo se colocará la primera piedra de la reforma y ampliación del edificio

El Museo San Telmo de San Sebastián comenzará la próxima semana a vaciar sus salas para someterse a las obras de reforma y ampliación del edificio que lo acoje, cuyo inicio está previsto para el 27 de marzo. El traslado de las 17.000 piezas que integran su colección al convento de Santa Teresa se realizará escalonadamente hasta mayo próximo. El Ayuntamiento pretende que el público pueda visitar algunos espacios del museo durante las obras de rehabilitación, que culminarán a finales de 2009. El año pasado programó siete exposiciones y recibió 49.170 visitantes.

Llega la hora de la verdad para el museo donostiarra de referencia. Por fin, después de más una década de desencuentros políticos y carencia de recursos económicos, la rehabilitación de San Telmo comenzará el próximo 27 de marzo. Ese día se colocará la primera piedra de unas obras que se prolongarán durante unos 30 meses, hasta finales de 2009.

Antes, desde la próxima semana, las 17.000 piezas artísticas que se guardan en el museo se irán trasladando al convento de Santa Teresa, ubicado en una zona próxima de la Parte Vieja de la ciudad y cuyas instalaciones han sido cedidas por la Diputación gracias a un acuerdo firmado a finales del año pasado con el Ayuntamiento. Van a ser necesarios cuatro meses para vaciar completamente el museo, según anunciaron ayer la directora de San Telmo, Susana Soto, y el concejal de Cultura, Ramón Etxezarreta.

La rehabilitación del museo comenzará con la reparación de la cubierta de la iglesia, lo que obligará a proteger los lienzos de José María Sert que cuelgan de sus muros. Es la intervención más urgente, debido a su mal estado y al riesgo de desprendimiento de una de las partes. Etxezarreta aseguró que "diez o doce" empresas están interesadas en adjudicarse el proyecto. El próximo 9 de febrero finaliza el plazo de licitación y cinco días después se abrirán las plicas. El consistorio pretende mantener abiertos al público durante el tiempo que duren las obras algunas estancias del museo, como las salas de la exposición permanente. En cambio, se cancelarán las exposiciones temporales, las conferencias y los conciertos.

La rehabilitación de San Telmo, encargada a los arquitectos Fuensanta Nieto y Enrique Sobejano, prevé la construcción de un nuevo edificio integrado en la ladera del monte Urgull. El proyecto, con un coste total de 24 millones de euros, permitirá duplicar prácticamente la superficie del edificio, que pasará de los 5.500 metros cuadrados actuales a 10.613.

49.000 visitantes

El museo, declarado monumento nacional, fue creado en 1902, aunque no ocupó su actual ubicación -un antiguo convento de los dominicos del siglo XVI- hasta 1932. El proyecto de renovación mantendrá los principales elementos de su estructura arquitectónica, con estilos que van del Gótico al Renacimiento, a los que se añadirán otros más vanguardistas en el nuevo pabellón, que se adentra en el monte Urgull. La dirección del museo está preparando una exposición en la que mostrará a los visitantes, a partir de marzo, los nuevos aspectos arquitectónicos y museológicos del inmueble.

Soto explicó que durante las obras se trabajará conjuntamente con la Diputación en el cumplimiento del convenio firmado con el Ayuntamiento a finales de 2006 y que establece tres líneas de actuación: la puesta en marcha del Centro de Patrimonio Cultural Mueble de Guipúzcoa, el desarrollo de una oferta cultural conjunta y coordinada entre San Telmo y Santa Teresa, y la creación de la Red de Museos de la Memoria de Guipúzcoa.

Al mismo tiempo, se desarrollará el proyecto museológico propio elaborado por las empresas Xabide y K6, aprobado en 2004, y que consta de tres áreas: "Las colecciones etnográficas, históricas y arqueológicas, la exposición de la colección de Bellas Artes, y una síntesis de los grandes acontecimientos de la memoria del País Vasco", subrayó su directora.

Los responsables del museo realizaron un balance del año pasado, que se cerró con untotal de 49.170 visitantes, una cifra muy similar a la de 2005 (49.413 personas). De las siete exposiciones organizadas, Soto destacó la que cerró el ejercicio, Y llegaron los incas, que atrajo a 14.417 visitantes hasta el pasado 7 de enero.

La directora calificó 2006 como "un año de tránsito" en el que se ha mantenido el funcionamiento del museo, "tanto por temática y calidad como por la colaboración con otros museos", en referencia al Museo América de Madrid. También destacó los 103 talleres organizados con grupos escolares y las 120 consultas externas atendidas por el departamento de documentación, la mayoría relacionadas con los fondos del museo o solicitudes de imágenes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de febrero de 2007