El cambio climático provocará este siglo un aumento de 1,9 a 4,6 grados de temperatura

Los científicos preparan la síntesis del nuevo informe de la ONU sobre el calentamiento

La temperatura media de la Tierra subirá entre 1,9 y 4,6 grados centígrados este siglo, dependiendo de cuántos gases de efecto invernadero se emitan a la atmósfera. Esta es la conclusión del nuevo informe científico de Naciones Unidas sobre el clima, cuya síntesis final se prepara esta semana en París. El máximo del rango de calentamiento es algo inferior a lo estimado en el informe anterior (de 2001), pero el nuevo análisis es más sólido y consistente. Los científicos afirman que el cambio climático se ha hecho manifiesto a final del siglo XX y que la causa principal es la actividad humana.

Más información
Los expertos de la ONU sobre cambio climático debaten medidas para proponer a los políticos

Numerosas incertidumbres sobre el cambio climático que los científicos tenían hace cinco años se han disipado, y todas confirman que el calentamiento es una realidad ya en marcha y que sus efectos serán cada vez más manifiestos. Esto se desprende de los datos recogidos en el nuevo Informe de Evaluación -el cuarto-, del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC), de Naciones Unidas.

Medio centenar de científicos (los responsables de los diferentes capítulos del informe) y representantes de todos los gobiernos se reúnen a partir de hoy, en la sede parisina de la UNESCO, para aprobar el denominado Resumen para los Responsables de la Gestión Política del Cuarto Informe de Evaluación del IPCC. Dicho resumen debe sintetizar el contenido de los varios centenares de páginas de trabajos científicos altamente especializados y de máxima calidad realizados en los últimos cinco años.

"El calentamiento del sistema climático es inequívoco y ahora es ya evidente, teniendo en cuenta el incremento de las temperaturas medias globales tanto del aire como de los océanos, del derretimiento de las nieves y los hielos y el aumento del nivel del mar", afirma el borrador del nuevo informe. "Once los 12 últimos años están entre los más templados desde que hay medios de registro de las temperaturas en la superficie terrestre", señala el documento, y el aumento de la temperatura registrado en el siglo XX es de 0,74 grados centígrados, superior, por tanto, a los 0,6 grados de calentamiento que indicaba el anterior informe.

En cuanto al futuro, el documento auna datos de más y mejores modelos que permiten simular en ordenador cómo evolucionará el clima en el futuro, teniendo en cuenta diferentes niveles de emisiones de gases de efecto invernadero, dependiendo de si éstas se controlan o no. Lo más probable es que la subida de las temperaturas esté entre 1,9 y 4,6 grados centígrados en los próximos cien años, mientras que el informe de 2001 situaba el rango entre 1,4 y 5,8 grados. Los nuevos datos no descartan un calentamiento mayor, hasta de seis grados, pero es menos probable.

En los últimos cien años el nivel del mar ha subido 17 centímetros, y en este siglo la subida de las aguas estará entre 28 y 43 centímetros. "Las proyecciones de la subida del nivel del mar son inferiores a las del anterior informe de evaluación debido, sobre todo, a las mejores estimaciones actuales de la absorción de calor por parte del océano", indican los científicos.

Un rasgo esencial de este cuarto informe de evaluación (AR4, en sus siglas en inglés) es la alta calidad de los resultados y de la cobertura de los datos sobre clima a escala planetaria respecto al anterior documento. Esto confiere a los expertos mucha más confianza en sus proyecciones futuras y en su comprensión del sistema climático terrestre, han destacado ya los especialistas.

Entre 1900 y 2005 se ha registrado un incremento de las precipitaciones en las regiones orientales de América del Sur y del Norte, en Europa septentrional y en Asia central y septentrional, mientras que en el Mediterráneo, el Sahel, el sur de África y partes del sur de Asia, se ha registrado un clima más seco, dice el documento. Sequías más intensas y prolongadas se han observado en áreas más amplias desde 1970, especialmente en los trópicos y subtrópicos.

El AR4 no carece de incertidumbres, como cabe esperar en cualquier trabajo científico sobre un sistema complejo como el clima, pero muchas de ellas se han reducido y acotado notablemente respecto al tercer informe. Entre las dudas, se mantiene la cuestión del efecto del calentamiento en el fenómeno oceánico El Niño. Los científicos recuerdan también que la resolución de las previsiones a pequeña escala espacial sigue siendo problemática en muchas regiones del mundo.

El IPCC, adscrito a la Organización Mundial de Meteorología y al Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente, no elabora estudios directamente sino que realiza estos informes cada cinco años integrando todos los resultados importantes de investigación científica realizados por especialistas de todo el mundo.

En la realización de cada informe participan unos 3.000 científicos de todo el mundo evaluando las investigaciones y los resultados de las mismas, de manera que compilan un documento sobre el conocimiento actual del cambio climático y sus consecuencias que se considera la máxima autoridad científica sobre la cuestión.

Vista aérea de un lago helado en Groenlandia cuyo tamaño está disminuyendo a causa del cambio climático.
Vista aérea de un lago helado en Groenlandia cuyo tamaño está disminuyendo a causa del cambio climático.AP

Objetivo, decisiones

El objetivo de la reunión de París -y de las correspondientes a los informes de los otros grupos del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC)- es traducir los resultados científicos del informe en una síntesis comprensible y útil para el trabajo de los que tienen que tomar decisiones políticas sobre como hacer frente al cambio climático. El debate del borrador fue especialmente agitado en el caso del segundo informe, cuando los científicos destacaron los indicios de que el cambio climático se debe, en gran medida, a la actividad humana. Algunos grupos económicos, como los del petróleo, presionaron para evitar que tal afirmación se recogiese en la síntesis. Al final, no sin sobresaltos, triunfaron los científicos. El debate esta semana sobre el cuarto informe del IPCC se espera menos conflictivo dado que las dudas que hace una década se aireaban para negar el cambio climático se han disipado prácticamente.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS