El PSOE propone una ley con clases particulares para los alumnos menos aplicados

Ponerle coto al fracaso escolar y reforzar los conocimientos de los alumnos. Con esta idea, el PSOE prepara una proposición de ley que recoge la obligación de los menores que vayan retrasados en los estudios a asistir a clases particulares en el propio centro. Los profesores decidirían qué alumnos requieren este esfuerzo e impartirían las materias al finalizar el horario lectivo.

Los socialistas registrarán en breve esta iniciativa en la Asamblea regional y será su referente educativo si ganan las elecciones del 27 de mayo. "Se trata de ofrecer una atención específica a las necesidades de cada centro", precisa el diputado Adolfo Navarro.

A lo largo de sus 85 páginas se desarrollan 183 artículos en nueve títulos y dos disposiciones. Todo parte de la integración de los colegios con las zonas en las que se encuentran y con la ampliación de su horario de apertura. "La Consejería de Educación potenciará que los centros educativos estén abiertos al entorno, de manera que exista una interrelación con la sociedad y el entorno que les rodea, tanto en las actividades lectivas como en las extraescolares y complementarias", precisa el artículo 132.

La propuesta socialista plantea que los centros educativos abran sus puertas entre las 7.30 y las 19.30, aproximadamente. Al margen de las actividades extraescolares, se obligará a los alumnos que suspendan y que saquen peores notas a tomar clases de refuerzo. "Se trata de una sexta hora no lectiva. Estaría impartida por los propios docentes del colegio y sería de refuerzo, sobre todo en matemáticas, lengua e inglés", precisa Navarro. Una especie de clases particulares públicas para prevenir el fracaso escolar. "Se organizarían pequeños grupos para que haya una mayor dedicación", precisa.

Reforzar la primaria

El objetivo es reforzar los conocimientos de la educación primaria para que los menores lleguen bien a la secundaria. En los institutos también existiría esta figura, aunque aclara que la ayuda la podrían dar "otros profesionales", al margen de los profesores del instituto.

Además, está previsto que se impartan diferentes materias, así como poner en marcha variedad de actividades extraescolares. "Queremos que lo lleven a cabo los ayuntamientos, por lo que pactaremos con cada uno de ellos el desarrollo de este tramo curricular. La financiación será de la Comunidad de Madrid".

"Todos los centros que lo deseen, tras la petición de los padres, tendrán un servicio de acogida matinal. Esto supone que los niños en lugar de entrar a las nueve de la mañana lo harán a las ocho", asegura Navarro. El objetivo es ayudar en la conciliación de la vida laboral y personal de los padres.

También incluye la ley la intención de que los centros abran sábados y domingos y durante las vacaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0024, 24 de enero de 2007.

Lo más visto en...

Top 50