Entrevista:JAVIER DEÁN | Viceconsejero de Vivienda

"Tener un piso vacío es un lujo y gravarlo encaja bien en la Constitución"

El viceconsejero de Vivienda, Javier Deán (Bilbao, 1958), asegura que mantener una vivienda vacía es un lujo que la sociedad vasca no puede permitirse. Reconoce que la pretensión del Gobierno de gravar con un canon de nueve euros diarios los pisos vacíos entra en colisión con el derecho a la propiedad recogido en la Constitución. Pero puntualiza que, entre el derecho a la propiedad y la función social que debe tener ésta, la Constitución se inclina por la segunda. "Gravar un piso vacío", concluye "es una propuesta que encaja bien en la Constitución".

"A los dueños de pisos vacíos les pedimos que los saquen y que obtengan una rentabilidad por ellos a la vez que resuelven un problema"
"Visto que no hay voluntad política en las diputaciones para gravar, la única vía que nos han dejado es aplicar el canon con una ley"
"El modelo es perfectamente aplicable, y lo que hace falta es voluntad política en los respectivos ayuntamientos para llevarlo a cabo"

Pregunta. La pretensión de cobrar un canon a los dueños de los pisos vacíos ha suscitado un intenso debate social. ¿Qué persigue su departamento con esta medida?

Respuesta. No tenemos afán recaudador. Lo que pretende el Gobierno es que todos esos pisos vacíos se pongan a disposición de la gente que los necesita. Se trata de convencer a los dueños de inmuebles vacíos de que hagan un gesto solidario a favor de mucha gente joven que no puede acceder a una vivienda en el mercado libre. Además, se trata de animarles a que pongan su vivienda en valor, obteniendo una rentabilidad por alquilarla. El alquiler es una fórmula indispensable para garantizar que la totalidad de la población puede acceder a una vivienda en condiciones dignas y, en especial, aquellos sectores que más dificultades tienen: los jóvenes con empleos precarios.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

P. ¿Cómo van a definir qué es un piso vacío?

R. Aquel que, siendo de primera residencia, lleve más de un año desocupado.

P. ¿Y cómo se determina que está efectivamente vacío?

R. Los indicios que incluye el anteproyecto de ley son varios. En primer lugar, el empadronamiento, entendiendo que una casa en la que no hay personas empadronadas se encuentra vacía. En segundo lugar están los contratos de suministro; si no hay contrato de luz o de agua, parece obvio que la vivienda se encuentra desocupada. Los consumos se pueden validar por medio de visitas de inspectores. Es una cuestión en la que el Gobierno ya tiene experiencia. Llevamos dos años inspeccionando de manera sistemática miles de viviendas de protección oficial. En algunos casos, para averiguar si se encuentran vacías o en ellas viven personas que no están autorizadas. Hemos descubierto viviendas protegidas vacías, las hemos sancionado y los dueños han tenido que pagar. Por lo tanto, el modelo es perfectamente aplicable, y lo que hace falta es voluntad política en los respectivos ayuntamientos para llevarlo a cabo.

P. Precisamente, voluntad política es lo que ha faltado en las diputaciones para proceder a un recargo del IBI a los dueños de pisos vacíos, tal y como lo aprobó el Parlamento.

R. Sí es verdad. En su momento, las Juntas Generales dieron el paso del recargo, pero después lo anularon. Hubo varios ayuntamientos que mostraron su disposición a aplicar el recargo. Ahora las diputaciones han ido en contra de la decisión mayoritaria del Parlamento. Visto que esa vía está agotada, y que no hay voluntad política de los partidos que lideran las diputaciones de llevar adelante la iniciativa, hemos entendido que una fórmula posible es la aplicación del canon.

P. ¿La imposición del canon no choca contra el derecho a la propiedad, recogido en la Constitución?

R. Habría que hacer una reflexión previa. El Gobierno lo que está diciendo es que en una situación urgencia como la que está viviendo una parte importante de la sociedad vasca con relación al acceso a una vivienda y teniendo la oportunidad los dueños de pisos vacíos de acogerse al programa Bizigune, que resuelve las incertidumbres que muchos propietarios puedan tener al alquilar un piso, la sociedad tiene derecho a considerar el mantenimiento de una vivienda vacía como un lujo y gravarlo como tal. Esta propuesta encaja perfectamente bien en la Constitución. Aunque entra en colisión con el derecho a la vivienda y a la propiedad, la Constitución explicita la función social de la propiedad y resuelve bien lo que hay que hacer ante un conflicto de derechos como el que se plantea aquí: a favor de la función social de la propiedad. Es evidente que estamos en una situación de la suficiente urgencia como para plantear la aplicación de esa función social. No planteamos la confiscación de viviendas, sino la aplicación de un canon para una actuación de lujo, como es mantener una vivienda vacía. La Constitución no apuesta por un modelo capitalista puro y duro, sino que apuesta por un modelo social de derecho. Por eso recoge planteamientos como la función social de la propiedad. Además, el Gobierno tiene competencia para crear impuestos y ha quedado claro con el canon del agua y el de las máquinas tragaperras.

P. ¿Cree que detrás de cada dueño de un piso vacío hay un especulador?

R. Son muchos los casos de personas que mantienen una vivienda vacía a la espera de que se revalorice. Y esto no es aceptable en una situación de necesidad. Esas casas que ya están disponibles y construidas tienen que ser utilizadas, puestas en el mercado. Las ventajas de estos pisos con relación a construir nuevas son evidentes: respuesta inmediata a la necesidad, no hay que ocupar suelos para edificar tardando cinco años en levantarlas. Es aprovechar lo que ya existe. A estas personas no les pedimos que pierdan dinero, ni que paguen un canon. Lo que les estamos pidiendo es que pongan sus viviendas en el mercado y que obtengan una rentabilidad por ellas, a la vez que resuelven un problema.

P. Pero puede darse el caso de que algunos dueños de pisos vacíos los saquen al mercado de alquiler pidiendo rentas prohibitivas para que sigan sin ocuparse.

R. Si permanece durante un año vacía a pesar de estar de alquiler, se le puede gravar con el canon. Se pueden tardar unos meses en alquilar, pero un año es suficiente para conseguir inquilinos.

P. El lehendakari respalda el proyecto, pero otra cosa es el Parlamento. ¿Con qué apoyos parlamentarios cuentan para sacar adelante el canon?

R. Tenemos un buen punto de partida en el acuerdo parlamentario del pasado 27 de diciembre por el que se aprobó el Plan Director de Vivienda 2006-09 y donde ya se recogía una fórmula de gravamen para los pisos vacíos. Estamos convencidos de que la ciudadanía vasca está demandando de forma insistente soluciones reales y prácticas al problema de la vivienda.

El viceconsejero Deán, en su despacho de Lakua durante la entrevista.
El viceconsejero Deán, en su despacho de Lakua durante la entrevista.P. J. PHANSE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS