El concejal que reveló el supuesto soborno de la basura en Xàbia denuncia amenazas

El concejal de Servicios del Ayuntamiento de Xàbia, el socialista Pascual Codina, denunció ayer haber recibido "amenazas y presiones", mediante correo electrónico y verbalmente, tras destapar el pasado mes de diciembre un supuesto soborno por la nueva contrata de basura del municipio. Uno de los mensajes anónimos que ha recibido en su correo electrónico dice textualmente: "Cuídate en Año Nuevo. La conciencia no te dejará dormir. Los traidores mueren a traición".

Codina denunció el supuesto soborno por la contrata de basura, valorada en 40 millones de euros, el pasado 26 de diciembre, un día después de celebrar una comida con Javier del Olmo y Antonio Campos, ambos directivos de la contratista FCC, actual concesionaria del servicio. Aparte de Codina, al encuentro acudió el asesor jurídico del grupo socialista, José Luis Sánchez Matilla. Según Codina y Sánchez Matilla, durante la comida Javier del Olmo les aseguró que tenía seguro el voto del PP y Ciudadanos por Xàbia a cambio de 150.000 euros para cada formación. Al término de la reunión, Del Olmo ofreció otros 300.000 euros a los socialistas si apoyaban la oferta de FCC.

Codina, acompañado por el portavoz del grupo municipal socialista, Rafael Bas, compareció ayer en rueda de prensa para hacer públicas las amenazas. El edil subrayó que incluso ha recibido mensajes amenazantes para él a través de su mujer. "Todas estas amenazas y presiones las he denunciado ante la Guardia Civil", precisó el concejal.

El concejal aseguró sentirse "decepcionado" primero por las amenazas recibidas y, en segundo término, "por la escasa repercusión que ha tenido mi denuncia, pese a la investigación judicial". El caso lo instruye al juzgado número 4 de Dénia. La juez ha abierto diligencias por los delitos de cohecho y malversación de caudales públicos y ha citado, como imputados, a los dos directivos de FCC.

'La suciedad estaba aquí'

Codina lamentó el "nulo" apoyo por parte de los compañeros de corporación a su decisión de denunciar el supuesto soborno. "En vez de darme apoyo moral, me han retirado el respaldo", puntualizó. Pese a todo se mostró satisfecho con su iniciativa: "La suciedad estaba aquí, y había que desinfectar la casa", dijo.

Codina cuestionó que, pese a la denuncia sobre la supuesta trama, el Ayuntamiento todavía mantenga la concesión a la firma FCC. La renovación del contrato está pendiente de la ratificación por parte del pleno del acuerdo de la mesa de contratación. Este órgano municipal ha elevado al pleno las ofertas FCC y la firma Cespa, aunque con ligera ventaja para la segunda. Codina aseguró que si el equipo de gobierno no toma ninguna iniciativa, el PSPV podría plantear rescatar el servicio hasta que se resuelva el contrato.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 23 de enero de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50