Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat y el sector piden vuelos intercontinentales en la T-Sur de El Prat

Turismo de Cataluña también ha salido al paso del reparto de la nueva terminal del aeropuerto de El Prat, la T-Sur. El consejo general de este organismo, del que forma parte la Generalitat y el sector turístico, reclaman que la nueva infraestructura sea una plataforma de vuelos intercontinentales y opinan que "posicionar internacionalmente la nueva terminal del aeropuerto de El Prat es imprescindible para el futuro y la viabilidad de la economía catalana". Por eso, el ente trasladó esta semana al consejero del gremio, Josep Huguet, que apoyara las medidas "encaminadas a lograr este objetivo".

Esta declaración de la Generalitat puede interpretarse como un nuevo respaldo a los planes de Spanair y las compañías de Star Alliance en Barcelona, cuya eterna asignatura pendiente es la puesta en marcha de vuelos directos intercontinentales. Star Alliance, que han pedido una ubicación preeminente en la nueva terminal, se ha comprometido a convertir Barcelona en un centro de distribución de rutas. El grueso de los destinos anunciados son de alcance europeo -habla de una veintena de conexiones hasta 2010, con vuelos a Casablanca, Argel, Trípoli, Moscú y San Petesburgo, entre otros-. A medio plazo sí ha prometido alguna de esas ansiadas rutas intercontinentales a destinos como Dubai y Bangkok.

Este plan mejora la posición de Spanair en el reparto, frente a Iberia, que ha replegado sus vuelos en Barcelona en favor de su compañía de bajo coste, Clickair, pero sigue encabezando el tráfico de El Prat. AENA decidirá la distribución en abril: no hay fecha límite para solicitar espacio en la T-Sur.

La Generalitat quiere participar en este proceso, dada su vocación de gestionar El Prat, y ayer Turismo de Cataluña también destacó "la necesidad de que el ente gestor del aeropuerto de El Prat sea un organismo público-privado con una representación catalana suficiente para ser decisoria". Asimismo, el ente reclamó que se agilice el traspaso de la gestión del aeropuerto de Reus y Girona.

Por su parte, el segundo teniente de alcalde de Barcelona y miembro del Comité de Desarrollo de Rutas Aéreas, Jordi Portabella, también reiteró ayer su apoyo a la entrada de Star Alliance en la nueva terminal, ya que se trata de "la única alianza que ha presentado un proyecto sólido" para aprovechar la nueva infraestructura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de enero de 2007