El conflicto de Irak

Bagdad sufre una nueva jornada de martirio

Un doble atentado con coche bomba contra un mercado de la capital iraquí causa 88 muertos

Un doble atentado con coche bomba causó al menos 88 muertos y más de 160 heridos al mediodía de ayer en un concurrido mercado de Bagdad, en una nueva jornada de martirio para los habitantes de la capital iraquí. Los trágicos ataques terroristas se producen tras un fin de semana en el que se ha registrado la muerte de 27 militares estadounidenses, cinco de ellos muertos a manos de un grupo de hombres armados que se disfrazaron de soldados norteamericanos y que atravesaron varios puestos de control del Ejército iraquí en Kerbala. Las explosiones de ayer se produjeron casi simultáneamente en el mercado de Bab al Charki, un rastro junto a la ribera del Tigris donde se vende de todo a precio de saldo.

Durante cerca de una hora, se escucharon disparos en los alrededores del mercado callejero, sin que las autoridades informaran de si se habían registrado combates.

Estos atentados son los más mortíferos desde los registrados el pasado noviembre en el feudo chií de Ciudad Sáder, en las afueras de Bagdad, que se cobraron al menos 215 muertos, y se producen después de los sangrientos ataques terroristas que dejaron unos 70 muertos el pasado martes en una universidad predominantemente chií de la capital iraquí.

Después de que varias excavadoras retiraran los restos de la explosión de ayer, muchos comerciantes prosiguieron su actividad, en tanto que otros, que lo habían perdido todo, permanecían desolados ante sus antiguos tenderetes.

Alí Husein, un biólogo de 47 años, aseguró que pasaba por el mercado de camino a su casa cuando le sorprendió la primera explosión. "Instantes después, una segunda explosión lanzó decenas de frascos de perfume y botes de desodorante como si fueran pequeños misiles", explicó Husein, que resultó herido en su pierna derecha, desde su cama en un hospital de Bagdad.

Al menos 14 personas murieron y otras 40 resultaron heridas en un atentado con bomba en un mercado próximo a la ciudad de Baquba, al noreste de Bagdad, en un momento en el que numerosos civiles chiíes se encaminaban hacia una ceremonia religiosa. Fuentes de los servicios de seguridad iraquíes precisaron que el vehículo iba conducido por un terrorista suicida, informa Reuters.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

El alcalde de la localidad, Jalid al Sanjari, fue secuestrado ayer por un grupo de hombres armados que irrumpió en su despacho.

La nueva oleada de atentados con bomba golpea Irak mientras las fuerzas de EE UU se preparan para reforzar la seguridad en Bagdad. EE UU ha enviado a la capital iraquí la 2ª Brigada de la 82ª División Aerotransportada, integrada por cerca de 3.200 militares. Se trata de la primera de las cinco brigadas que se desplegarán en la capital, según anunció el presidente George W. Bush a principios de mes. [El número dos de Al Qaeda, el egipcio Ayman al Zawahiri, se burló del plan de escalada militar, en un mensaje en vídeo difundido ayer, informa Reuters. "¿Por qué enviar sólo a 20.000? ¿Por qué no enviar a 50.000 o 100.000? ¿No se dan cuenta de que los perros de Irak echan de menos los cadáveres de sus soldados?", dice, y asegura que "los muyahidín pueden hundir a 10 ejércitos" como el de EE UU. Los comentarios fueron publicados en la web del instituto estadounidense SITE (Búsqueda de Entidades Terroristas Internacionales, www.siteinstitute.org), que rastrea en las páginas de los radicales].

El primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, acusó a los seguidores de Sadam Husein de los últimos atentados en Irak, informa Reuters. Al Maliki condenó el doble ataque, que calificó como "crimen terrible" y se comprometió a perseguir a los responsables del atentado y presentarles ante los tribunales para que sean castigados, según informa la agencia Efe.

En otra explosión registrada en Al Jalis, ciudad situada 70 kilómetros al norte de Bagdad, un artefacto explosivo y varios proyectiles de mortero mataron a 12 personas en un mercado popular. Según fuentes policiales iraquíes, la explosión se produjo en el mercado popular de Al Jalis y fue seguida por la caída de varios proyectiles de mortero en el mismo lugar. Las víctimas fueron trasladas al hospital general de Baquba. En otro incidente, tres policías perdieron la vida y diez resultaron heridos al explotar una bomba cerca de su convoy en la localidad de Tel Afar, 470 kilómetros al noroeste de Bagdad.

Bajas de EE UU

En cuanto a las bajas entre los soldados estadounidenses, el Ejército norteamericano anunció la muerte de uno de sus militares por el estallido de un artefacto explosivo al que, además, causó heridas a cuatro soldados más. Según el comunicado del mando militar de EE UU, la explosión tuvo lugar en la provincia de Nínive, cuyo centro es la ciudad de Mosul, 400 kilómetros al norte de la capital.

Con esta nueva muerte aumentan a 3.055 los soldados estadounidenses que han fallecido en Irak desde que se iniciara en 2003 la invasión liderada por EE UU. [Además, según fuentes militares de EE UU citadas por la cadena CNN, el helicóptero caído el sábado cerca de Baquba con 12 soldados a bordo, que resultaron muertos, fue derribado por un misil, según el análisis de los restos del aparato].

Varios iraquíes lloran sobre los cadáveres de sus familiares muertos en los atentados de ayer en Bagdad.
Varios iraquíes lloran sobre los cadáveres de sus familiares muertos en los atentados de ayer en Bagdad.REUTERS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS