Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres décadas de duras negociaciones

El primer intento durante el siglo XX de modernizar los órganos de gestión del Archivo de la Corona de Aragón (ACA) se remonta a 1934, durante la II República, cuando se acordó crear un patronato mixto entre Estado y Generalitat que la Guerra Civil truncó.

El archivo fue creado por el rey Jaume II en 1318 para reunir las escrituras de su patrimonio y de la consejería en un único departamento situado en palacio. El ACA es uno de los archivos más importantes del mundo por la relevancia de los documentos que conserva. Sus fondos albergan legajos de incalculable valor. El más antiguo de ellos es el contrato de venta de una casa al conde Wifredo el Velloso (Guifré el Pilós), datado en 844, además del Liber feudorum maior, que Alfonso I mandó redactar en el siglo XII; el Misal de Sant Cugat, o el registro de las copias de las capitulaciones de Cristóbal Colón.

Con la aprobación de la Constitución Española de 1978 y los estatutos de Cataluña, Aragón, Valencia y Baleares a partir de 1979, se retomó el proyecto de modernizar la gestión del ACA, además de adaptarlo a la nueva realidad política y crear un órgano para regular su funcionamiento. Lograrlo ha costado casi tres décadas de duras negociaciones.

Los primeros intentos de crear un órgano donde estuvieran representadas las comunidades autónomas con fondos en el archivo se remonta a la década de 1980, pero se frustraron por los desacuerdos sobre la titularidad de los fondos. En 1996, el Parlamento de Cataluña pidió para la Generalitat la gestión del archivo, mientras el Congreso de los Diputados instaba a las partes a llegar a un acuerdo. En 1997 la Generalitat rompió las negociaciones y en 2001 integró los fondos en su sistema de archivos, acto recurrido por el Gobierno español al considerar que vulneraba sus competencias. Valencia hizo lo mismo en 2005, siendo recurrida la decisión al Tribunal Constitucional. Finalmente, el 8 de noviembre de 2006 se aprobó el Real Decreto por el que se creó el patronato del Archivo de la Corona de Aragón, que ayer se constituyó en Barcelona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de enero de 2007