Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alonso suspende la reforma urbanística del corazón de Vitoria

El alcalde pedirá la opinión vecinal sobre la plaza de la Virgen Blanca

El alcalde de Vitoria, Alfonso Alonso, anunció ayer su decisión de suspender la reforma de la plaza de la Virgen Blanca, el corazón de la ciudad, al menos hasta después de las fiestas de la capital alavesa del próximo agosto. Al tiempo, anticipó que el Ayuntamiento está organizando una exposición monográfica sobre la historia de este lugar emblemático de la ciudad y el proyecto de reforma que propone el equipo de gobierno. El anuncio ha sido acogido con satisfacción por los partidos de la oposición.

"No hemos sabido explicar a la sociedad de forma correcta nuestro proyecto de reforma, lo que ha creado una confusión que nos obliga a parar el proceso", reconoció Alonso, en referencia a su decisión de suspender las obras. Sin embargo, "hay que entender que la plaza necesita una revisión urgente de todo su entramado subterráneo: saneamiento, conducciones, etcétera", añadió.

Ya que se levantaba todo el pavimento y los jardines, el alcalde apostaba por renovar el aspecto de la imagen de Vitoria por excelencia. Hace unos meses, llegó a proponer el traslado del monumento a la Batalla de Vitoria, ubicado en el centro de la plaza, decisión severamente contestada por las fuerzas vivas de la ciudad, aunque no por la mayoría de los urbanistas y arquitectos consultados por el Ayuntamiento. La última propuesta de reforma sólo incluía ciertas transformaciones en las zonas verdes, que se sustituían por una gran explanada de granito rubio, al mismo tiempo que se integraban fuentes ornamentales, bancos de diseño contemporáneo e iluminación y se apostaba por su peatonalización.

Así y todo, la polémica volvió a saltar a los medios de comunicación locales y Alonso ha decidido rectificar y proponer una exposición informativa sobre la historia de la plaza y el proyecto en la que los ciudadanos podrán detallar sus opiniones. El primer edil se mostró dispuesto a asumir cambios en función de las opiniones ciudadanas que se recojan, aunque dejó claro que rechaza la petición de PNV, EA y EB de convocar una consulta popular sobre la iniciativa. Agregó que reunirá a un "foro de notables" para analizar esta cuestión, así como al Consejo Social de la Ciudad.

Los nacionalistas y EB insistieron en la necesidad de la consulta popular, cuyos trámites iniciarán en el próximo pleno. Unai Grajales, del PNV, planteó que haya al menos tres proyectos y apuntó: "Las palabras del alcalde nos llevan a pensar que no hay realmente un proceso de participación ciudadana".

El portavoz socialista, Patxi Lazcoz, reclamó que haya dos proyectos encima de la mesa, pues, de no ser así, no entienden que "el ofrecimiento [del alcalde] sea sincero". Desde EB, José Navas subrayó que los ciudadanos "deben decidir", mientras que Antxon Belakortu, de EA, destacó que "el alcalde ha tenido que hincar la rodilla una vez más".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de enero de 2007