Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La bióloga Margulis defiende a las bacterias en la presentación de la versión en valenciano de su obra

Frente a la mala fama que las bacterias tienen en la sociedad, vinculada normalmente a las patologías, la célebre bióloga estadounidense Lynn Margulis defendió ayer en Valencia su papel fundamental en los orígenes y la evolución de la vida.

Margulis, de 68 años, profesora de la Universidad de Massachusetts y codirectora del departamento de Biología Planetaria de la NASA, presentaba Els inicis de la vida (Early life. Evolution on the Precambrian Earth). La segunda edición de una obra escrita hace más de 20 años, que Margulis y su colega Michael F. Dolan han revisado a la luz de los avances de la ciencia en este campo, en especial de la bilogía molecular, y que Edicions Bromera y Publicacions de la Universitat de València han publicado en valenciano antes que en castellano.

La célebre evolucionista demostró que mantiene a los 68 años el mismo espíritu rebelde

La profesora fue la autora, hace tres décadas, de una teoría que revolucionó la visión sobre el origen de la vida, y que entonces levantó una "tormenta" de polémica, según recordó al presentarla el profesor Juli Peretó: La simbiogénesis, que mantiene que la vida se originó con la simbiosis de dos tipos diferentes de bacterias (procariotas) de la que resultó la célula eucariótica, con núcleo, el principio de todos los seres vivos, desde los hongos a los seres humanos.

Els inicis de la vida abunda en la cuestión de que durante la mayor parte de la historia de la Tierra, ésta estuvo poblada solamente por bacterias. Y que ellas se encargaron de modelar durante millones de años la superficie y la atmósfera del planeta. La obra describe el origen y la evolución de las procariotas, pero se centra en la aparición de las células con núcleo.

Antes de comenzar la conferencia de presentación de su libro, en un auditorio repleto, sobre todo de jóvenes, del Museo de las Ciencias Príncipe Felipe, Margulis expresó su disgusto por la visión negativa que los humanos tienen de las bacterias. Unos microorganismos "encargados de crear el suelo que permite crecer a las plantas o los responsables de que haya oxígeno en el aire, y están en la Tierra mucho antes que el hombre", afirmó.

Margulis respondió a preguntas de los periodistas que es posible, pero sólo eso porque no se ha podido demostrar más que otros planetas cercanos a la Tierra, como Marte, acogieran vida. Preguntada por su trabajo con la NASA, Margulis, que mantiene el ánimo rebelde de su juventud, dijo que la agencia espacial de Estados Unidos le ha retirado todos los fondos, quizá, porque nunca sale en televisión. El comentario tenía su sentido: Unos minutos antes, la evolucionista se había negado en rotundo a ser tomada por las cámaras de televisión (porque desconfía y detesta el medio), y sus portadores sólo pudieron tomar cortes de voz con los objetivos enfocando hacia la pared.

Margulis ha mantenido una larga relación con Valencia y su universidad de Estudi General. Hace seis años, recordó ayer, participó en un congreso sobre la teoría Gaia (que ella ayudó a configurar) cuyas conclusiones se acaban de recoger en un libro. Un par de años más tarde fue investida con el doctorado honoris causa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de enero de 2007