Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La lucha contra ETA

Ibarretxe declarará como imputado el día 31 por reunirse con Otegi

El 'lehendakari' está encausado por el Tribunal Vasco por desobediencia

El lehendakari, Juan José Ibarretxe, declarará finalmente el próximo 31 de enero ante el magistrado del Tribunal Superior de Justicia vasco que instruye la causa por desobediencia contra él por reunirse en abril de 2006 con el líder de la ilegalizada Batasuna, Arnaldo Otegi. El juez rechazó recientemente archivar la causa pese a que la fiscalía no ve delito en el encuentro, y el Supremo entendió que tampoco lo era la reunión entre PSE y Batasuna.

Será la primera vez que un presidente vasco prestará declaración como imputado ante la justicia, en este caso tras la querella interpuesta por el Foro Ermua el pasado año y admitida a trámite en junio por la Sala Civil y Penal del alto tribunal vasco. La admisión tuvo un voto particular en contra de la juez Nekane Bolado. La Fiscalía ha defendido siempre que no existe delito alguno ni por la reunión celebrada entre Ibarretxe y Otegi, ni en la otra causa abierta también en el Superior contra el líder del PSE, Patxi López, por el mismo motivo. El ministerio público sostiene que al no haber orden expresa contra la celebración del encuentro no existe desobediencia.

Por contra, el Superior entendió al admitir la querella contra Ibarretxe que había indicios de desobediencia y que Ibarretxe había actuado como cooperador necesario porque sin su "consentimiento" no se hubiera podido producir el delito que ahora investiga el juez instructor, Roberto Sáiz.

El origen de esta causa está en la ronda de contactos impulsada por el lehendakari para analizar con todos los partidos la nueva situación creada tras el anuncio en marzo pasado del alto el fuego permanente de ETA. En este mismo asunto están imputados por el delito de desobediencia Otegi y los dirigentes del partido ilegalizado Pernando Barrena y Juan José Petrikorena, que también se reunieron con el presidente vasco.

Más reuniones

Nada más conocer la confirmación de su encausamiento en octubre pasado, el lehendakari anunció un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional para intentar frenar la causa abierta contra él por el Superior, al tiempo que comenzaba una campaña de autoinculpaciones ante el alto tribunal vasco. Además, un centenar de cargos electos de PNV, EA y Ezker Batua se reunían en la casa de Juntas de Gernika (Vizcaya) el 18 de noviembre para denunciar la "judicialización de la política".

De hecho, Ibarretxe posteriormente se ha reunido ya en dos ocasiones -una de ellas tras el atentado de ETA en la T-4 de Barajas- con representantes de la ilegalizada Batasuna porque sigue defendiendo el diálogo político para acabar con la violencia en Euskadi.

En noviembre pasado, el Supremo resolvió un recurso de Manos Limpias contra el presidente del Gobierno en el que avaló los contactos entre el PSE y Batasuna y consideró un "fraude constitucional" el intento de controlar las acciones del Gobierno con el ejercicio de la acción penal. Pero el pasado 8 de enero el juez instructor rechazó archivar el caso y argumentó que entre la causa abierta contra Ibarretxe y la del Supremo hay "diferencias sustanciales".

En los últimos dos meses Ibarretxe ha urgido al Superior para que le citara a declarar, al tiempo que acusaba a los jueces de "dilatar" el procedimiento "artificialmente". Finalmente, entre las varias fechas que le ofreció el juez instructor, Ibarretxe eligió la más próxima, según la portavoz del Gobierno, Miren Azkarate, informa Isabel C. Martínez. Azkarate se quejó de que el instructor no haya esperado a llamar a Ibarretxe hasta que se resuelva el recurso presentado el viernes por su defensa pidiendo el archivo de la causa. "Ni siquiera guarda las formas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de enero de 2007