Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alcaldes y ecologistas rechazan la explotación de tres minas de cuarcita a cielo abierto en Lugo

La concesión por parte de la Consellería de Industria para la explotación de tres minas de cuarcita a cielo abierto, en 5.670 hectáreas de la comarca de A Terra Chá (Lugo), ha suscitado el rechazo unánime de sectores políticos y sociales de los seis municipios afectados (Castro de Rei, Cospeito, Abadín, Vilalba, A Pastoriza y Riotorto) , que ven peligrar humedales protegidos e incluso decenas de explotaciones agrícolas.

La Consellería de Industria autorizó la explotación a la empresa solicitante, Erimsa, el pasado 20 de noviembre, una vez comprobado que disponía de la correspondiente declaración favorable de impacto medioambiental otorgada por el gobierno en funciones de la Xunta. Los alcaldes afectados, que ayer celebraron una reunión a última hora de la tarde para estudiar la posibilidad de emprender acciones legales, y diversos colectivos sociales, así como agrupaciones de vecinos, no logran entender cómo Erimsa, que ya explota una cantera de cuarzo en el municipio lucense de Begonte, pudo conseguir una declaración de impacto ambiental favorable.

Diez colectivos de los ayuntamientos afectados, liderados por la Asociación para la Defensa Ecológica de Galicia (ADEGA), ya presentaron un recurso de alzada contra la concesión ante la Consellería de Innovación e Industria. Según el recurso, la declaración ambiental se otorgó sin contar con ningún informe de la Confederación Hidrográfica del Norte, "como sería perceptivo", aseguró el secretario general de ADEGA, Daniel López Vispo, ya que parte de la zona afectada es la cuenca alta del Miño.

La concesión, que se puede prolongar hasta 90 años, afecta a un buen tramo declarado reserva de la biosfera por la UNESCO, discurre por humedales protegidos de la Red Natura y, de llevarse a cabo la explotación de los recursos mineros, también se verán afectadas decenas de explotaciones agrícolas y ganaderas.

El delegado provincial de la Consellería de Industria, Ramón Cortes, aseguró que a la Xunta no le quedó más remedio que "seguir la hoja de ruta" y otorgar la concesión una vez decretado el impacto medioambiental favorable para la explotación que interesó Erimsa. Reconoció que en la sede de la consellería ya se recibió el escrito de recurso de alzada, e indicó que se "examinará" el mismo para ver si hay alguna posibilidad de retomar el expediente. Mientras, la Consellería de Medio Ambiente apuntó que existe la posibilidad de revisar la declaración medioambiental.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de enero de 2007