Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nuevo gestor de la conservera Calvo reforzará el negocio pesquero

Manuel Calvo García Benavides, el nuevo consejero delegado de la conservera Calvo (nombrado en octubre), encarna la tercera generación de la familia de Carballo (A Coruña). Para iniciar su gestión se propone modernizar y reforzar el negocio pesquero del grupo. Además de ser líder español en conservas de pescados, Calvo posee una flota propia de 11 buques. El cambio se produjo en medio de una crisis en el modelo de negocio del grupo que ha terminado por desgastar a la segunda generación de los Calvo, de la mano de Manuel y José Luis Calvo Pumpido, que han optado por retirarse a una segunda línea en la gestión.

La crisis estuvo a punto de terminar en la venta de la empresa, asunto que dividió a la familia. El protagonista de la operación, Ramón Calvo Arechavaleta (no pertenece a la familia carballesa a pesar del apellido común), ha sido el gran perjudicado y en enero fue destituido como director general.

Ramón Calvo ha repetido el error que hace 12 años le obligó a marcharse de otra conservera gallega, Alfageme. De acuerdo con una parte de la familia Alfageme, el ex consultor de Arthur Andersen negoció la venta de Alfageme al banco BBVA (entonces propietario de Conservas garavilla). Cuando las negociaciones se hicieron públicas Ramón Calvo se vio obligado a cesar en la dirección de Alfageme y fue reemplazado por una nueva generación, bajo la dirección de Braulio Alfageme.

Los Alfageme vendieron, en febrero de 2006, al grupo inmobiliario Inversiones Louredo, que a su vez ha revendido sus acciones a otro grupo inmobiliario, Promalar, perteneciente al empresario Juan Lago Pérez en diciembre.

El papel de Ramón Calvo en la conservera Calvo ha sido muy similar. Asumiendo el encargo de una parte de los accionistas, el director general encargó a la consultora Nmas1 la confección de un cuaderno de venta y la búsqueda de ofertas para negociar el traspaso de las acciones. Cuando la operación salió a la luz, la familia Calvo optó por despedir al director y buscar la renovación interna.

Ahora hay cuatro Calvo de cuarta generación en el consejo de la mayor conservera española, que se suman a la presencia de sus padres. Manuel Calvo Pumpido, padre del consejero delegado, permanece en la presidencia.

A la estrategia de sacar mayor rendimiento a la flota, el nuevo consejero delegado apunta un potente plan industrial de internacionalización.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de enero de 2007