Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:OCIO

La corresponsal de Ciberp@ís triunfa en Second Life

La fiesta final congregó a disc-jockey, distribuidores de cine, inversores, curas y recién casados

Cuatro días han bastado para que la princesa Siap, la enviada especial de Ciberp@ís en Second Life (SL), haya vuelto al mundo real cargada de historias. Y de mucho cariño, como le demostraron los más de cien lectores que en la noche del pasado domingo acudieron a la fiesta de despedida que organizaron los avatares del grupo MiOtraVida, encabezados por su fundadora, Laylah Mayfair. "¿No serás capaz de dejarnos ahora?", le reprocharon.

Al fin de fiesta asistieron casi todas las representaciones virtuales que Siap conoció durante los cuatro días que estuvo en SL. Fueron tantos que Siap trató de responder a unas 30 personas de forma simultánea por mensajes privados, y al mismo tiempo bailotear la música de DJ Gaston Magneto en la pista. "¿Llamamos a una ambulancia por si rompes aguas?", inquirió Albert Revolution, un avatar que pertenece a movimientos contestarios en SL, por ejemplo, contra la especulación urbanística virtual.

Ampliación del servidor

Tal fue el éxito de la fiesta que Lailah tuvo que ampliar el servidor para que llegaran más invitados. La también argentina Sofía Corleone veló por que Siap estuviera cómoda toda la noche, y le mostró una exposición monotemática de cuadros de besos. Este avatar acaba de casarse en SL. "Sólo en SL", insistió. Para fijar una pareja legal en el perfil, basta con pagar 10 dólares Linden (L$). El divorcio es ya más caro, cuesta 25. En SL hay quien se ha convertido en ministro de la Iglesia y ofrece ceremonias en su capilla por 1.500 L$. Siap tomó nota. A dos meses de dar a luz, necesita un príncipe que reponga la muerte en Ultima Online de su pareja. Y en SL hay partidazos.

Ya el primer día conoció a Highgrowth Pau, el avatar de un ejecutivo barcelonés que investiga las posibilidades de negocio de SL. Maneja un fondo de capital riesgo de 20 millones de euros y ve posibilidades a largo plazo en estos universos virtuales. Sobre todo para el sector de la construcción, puesto que los arquitectos podrían prescindir de las maquetas para sustituirlas por paseos digitales.

Festival de cortos

Siap también sintió curiosidad en la fiesta por Pop1280 Saule, un malagueño que reside en Calamaro Planet, donde están montando un festival de cortometrajes. "Hay una gran pantalla y pasamos cortos que nos cede el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales de Argentina. Se dan antes que en el festival de Buenos Aires", explica.

Esperan que tenga éxito para que otros certámenes colaboren con ellos. Igualmente, le parecieron avatares a tener en cuenta para posibles romances Atlante Guerrero, que ya construyó el quiosco; el periodista Johnny Salomon, y el dj Gaston Magneto, que al final de la fiesta reinvindicó la presencia de Siap en SL con la canción Don't wanna lose you de Gloria Estefan.

Siap hizo decenas de amigos en cuatro días. Además de Corleone, tuvo una relación especial con Lila Aquacade, una traductora de Murcia que se define como una rata de biblioteca. Nunca había entrado a un chat, pero en SL disfruta charlando y bailando en las discotecas. Se derrite por los huesos digitales de Mr. Charming, un príncipe con pelo largo y negro, piel pálida y ojos azules. Los 17 años de diferencia en la vida real aquí se diluyen entre miradas de complicidad.

Anna Begonia, profesora de italiano en la vida real (RL), también estuvo en la fiesta. Propuso que EL PAÍS abra una sede permanente en SL, dado que ha sido el primer periódico español en tener a una reportera virtual. Entretanto, Astrukon Jua y Mitnick Revolution, debatieron sobre la libertad limitada impuesta por Linden, creador de SL.

Más o menos control

En el mundo virtual hay dos posiciones. Unos creen que aún hay demasiado control, aunque la mayoría defiende la necesidad de unas normas para mantener cierto orden. Los avatares comentan que existe un Movimiento de Liberación de SL, que lucha por la liberación del código del juego y realizan todo tipo de ataques a la matriz de servidores para hacerse notar.

Siap también investigó sobre el acceso a la vivienda. Pablo Valencia, estudiante de odontología, y Zaylah Selene, su pareja y escort de lujo virtual, disponen de playa nudista, spa, barcos y piscina. El complejo les costó 60 dólares (reales) y pagan un mantenimiento de 12 dólares a medias. Ahora les darían 90 dólares si la vendieran.

Como en RL, del odio al amor hay un paso. Siap lo comprobó con Tony Kembla, propietario de la discoteca Extasy World. Su principal competidora era Corazón Inferno, regentada por Minnax Myriam. Ambas salas se disputaban al público latino. La tensión aumentó al abrirse una batalla de precios: cada una pagaba más que la otra a quienes fueran a bailar a su pista. Hasta que Minnax decidió vender sus propiedades a Tony.

Lo que parecía una rendición se convirtió en una historia de amor que acabó en boda. Ahora ambos poseen un imperio lúdico con un coste de mantenimiento mensual de 300 euros debido al gran tráfico que atienden sus locales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de enero de 2007