Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ribatejada quiere multiplicar su población por 11 y construir 2.200 chalés

El alcalde dice que los vecinos "se van a hacer ricos" con las recalificaciones

El alcalde de Ribatejada, Eugenio Domínguez (PP), está harto de ver cómo las localidades vecinas de Guadalajara crecen y la suya no se mueve. Para evitarlo, prepara una normativa urbanística por la que este pueblo, situado en el este de la región, a 53 kilómetros de Madrid, pase de 560 habitantes a más de 7.000. ¿Cómo?, construyendo los 2.200 chalés que prevé el futuro Plan General de Ordenación Urbana, según indica el regidor. El pleno municipal ya lo ha aprobado, y el alcalde espera que todo esté listo la próxima legislatura. El pueblo se levanta sobre una zona de protección de aves.

Ribatejada mira cada día cara a cara a los grandes desarrollos urbanísticos de los pueblos vecinos de Guadalajara como Torrejón del Rey, Galápagos o Villanueva de la Torre. Le separan 53 kilómetros de la capital, mientras que las localidades manchegas están a tiro de piedra. Por ejemplo, Torrejón del Rey, que está a nueve kilómetros, tiene una población de 5.066 habitantes y planea construir 17.000 viviendas en 15 años, según el alcalde, Mario San Martín (PP).

"El gran fallo de la Comunidad de Madrid es que deja de la mano a sus pueblos limítrofes. Los municipios de Guadalajara se están superpoblando llevándose a la gente y la riqueza. Nos están dejando como gañanes", se lamenta el alcalde.

Para evitar esta situación, el regidor está decidido a darle una vuelta al pueblo. "O prospera o ¿quién va a querer ser alcalde?", sostiene. Para ello desarrolla una nueva normativa urbanística que permitirá construir 2.200 chalés. El Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) se desarrollará en 10 sectores. ¿El tiempo estimado para ello? "Cuanto antes estén acabadas, mejor; así entra dinero del IBI y de las cesiones municipales para hacer al Ayuntamiento rico", asegura el alcalde.

El 57,5% de la vivienda sería libre, y el resto, protegida. De ese porcentaje, el 15% está destinado a los jóvenes. Por lo pronto, el pleno aprobó provisionalmente el PGOU a primeros de noviembre y ahora recibe las alegaciones de la Comunidad. En total se recalificarán 1.290.000 metros cuadrados de terreno rústico. De ellos, 150.000 serán para uso industrial.

Zona protegida

"Hemos remitido 15 ejemplares para que se elaboren otros tantos informes sectoriales", dice. Por ejemplo, la Dirección General de Agricultura ha mandado modificaciones al plan sobre la protección de las cañadas y también de las coladeras (cordeles de tierra por donde se desplaza el ganado).

Pero es que éste no es el gran problema del municipio. "El 99% del término municipal está calificado como Zona de Especial Protección para las Aves, pero nos tendrán que dejar crecer de alguna manera", asegura, moviendo las manos ostensiblemente. Si se tiene en cuenta los antecedentes de su vecino, el cercano municipio de Fresno del Torote, que va a crecer también a costa de este tipo de terreno, no tendría nada que temer. Esta localidad tiene el honor de ser una de las cuatro que ha visto aprobado su plan general en esta legislatura.

El procedimiento administrativo que tiene por delante no es nada fácil. "Llevamos desde 1991 tratando de sacar adelante el PGOU y no lo hemos conseguido". Después de recibir las alegaciones de la Comunidad de Madrid y adaptar su PGOU, el pleno municipal deberá aprobarlo y luego remitirlo a la Comunidad. Allí, la Comisión de Urbanismo será la que decida si se ajusta a la legalidad y le dará o no luz verde.

Domínguez dice que ya ha sido elegido por su partido para volver a ser candidato. "Quiero repetir para sacar adelante el PGOU", asegura. El regidor no acierta a explicar el motivo por el que, en su opinión, en las localidades manchegas vecinas "se están cargando encinas así de gordas -arquea sus brazos para mostrar gráficamente el volumen- y a nosotros nos piden explicaciones por una retama. No parece muy justo", protesta. "La legislación ambiental tiene que ser igual para todos", sentencia

el alcalde de Ribatejada.

Ciudad dormitorio

La intención del regidor es construir naves industriales para evitar convertir este pequeño pueblo del este de la región en una ciudad dormitorio. "En esta legislatura han venido a vivir a la localidad unas 200 personas, fundamentalmente jóvenes de zonas próximas", sostiene. La tipología de casas que se ha planeado construir son "unifamiliares", que no cambien la tipología del pueblo para que "no pierda encanto". El pueblo vive fundamentalmente de la agricultura y otra gran parte se va a trabajar a Alcalá o Madrid capital.

Domínguez está molesto con algunos vecinos que no logran entender las recalificaciones, ya que, según dice, "parece que les estás quitando algo, cuando no se dan cuenta de que se van a hacer ricos". "Les va a cambiar la vida. Y a mejor", concluye.

De profesión, constructor

Eugenio Domínguez tiene 48 años y el "no cobrar ni un duro" por ser alcalde le tiene indignado, según dice. No disimula el estar encantado de representar a su pueblo, pero echa "todas las horas del mundo" para atender a sus vecinos.

Domínguez es grande, alto y fuerte, y la anchura de sus manos relata que han sido su principal instrumento de trabajo. Puso un negocio de restauración en el pueblo, pero la escasez de visitantes le hizo echar el cierre. Ahora mantiene su negocio de construcción, EDO Construcciones, del que es propietario. Según dice, les da para vivir a él, a su esposa y a su hijo. Según relata, no hace "grandes negocios". Suele comprar casas y rehabilitarlas para luego venderlas, hace reformas... "Hay ocasiones en las que compro un solar y construyo. Por lo general, se lo doy a otro a hacer y yo lo superviso", admite. Deja claro que no tiene grandes terrenos en la superficie que piensa recalificar el Ayuntamiento. "Tan sólo poseo 2.500 metros cuadrados donde tengo unos caballos que tendría que quitar", asegura.

"De lo que se trata es de que el pueblo prospere", señala el regidor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de enero de 2007

Más información