Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una diócesis católica de EE UU pagará 37 millones por pederastia

La diócesis católica de Spokane (Washington) se acaba de sumar a otras muchas de EE UU al aceptar el pago de indemnizaciones por abusos sexuales a niños cometidos por sus sacerdotes. La diócesis pagará 48 millones de dólares (37 millones de euros) para cerrar un número de demandas no revelado, aunque algunas fuentes hablan de 200. El acuerdo incluye una novedad: el obispo de la diócesis -uno de los acusados- deberá visitar todas sus parroquias para pedir a los feligreses que denuncien abusos si los han sufrido.

El obispo de Spokane, William Skylstad, está entre los muchos religiosos acusados de abusos; ha mantenido siempre su inocencia ante la acusación de una mujer que dice haber sufrido abusos hace 40 años.Skylstad es además presidente de la Conferencia Estadounidense de Obispos Católicos.

La diócesis se declaró en bancarrota para blindarse ante la acumulación de demandas, pero el juez que lleva ese caso ha forzado la tramitación de un acuerdo que obligará a vender algunos de los bienes inmobiliarios que poseen. La diócesis espera que sus 100.000 feligreses aporten 100 dólares cada uno en las 82 parroquias de ese territorio para colaborar.

El juez Gregg W. Zive obliga al obispo a anunciar públicamente su apoyo a la eliminación de las leyes de caducidad de los delitos para los casos de abuso sexual y a visitar personalmente cada parroquia en la que haya habido casos para pedir a los feligreses que denuncien todo aquello que sepan o que hayan sufrido. El obispo también tendrá que enviar cartas de disculpa a las víctimas o a sus familiares, publicar los nombres de los religiosos acusados de abusos, permitir a las víctimas hablar de sus casos en sus parroquias y publicar sus testimonios en publicaciones de la diócesis.

Los abogados de algunas de las víctimas consideran que la cantidad es demasiado pequeña y que la solución impedirá a cada uno de ellos exponer su caso ante un juez.

La Iglesia Católica de Estados Unidos ha pagado ya más de 1.500 millones de dólares en acuerdos judiciales con víctimas de abusos sexuales por parte de sacerdotes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de enero de 2007