Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MIRADOR

Rebaja inquietante

El hecho de que el precio del barril de crudo brent haya caído en dos días el 9% no debiera parecer a primera vista una mala noticia para el consumidor europeo, que ha visto angustiado como se disparaban los precios en los últimos 18 meses. Y sin embargo, alguna pega ya podemos poner a una rebaja que se ha adelantado a las tradicionales de enero después de Reyes.

Resulta obvio que la caída de los precios no se ha reflejado aún en los precios en las gasolineras, por lo que su caída queda aún en ese limbo en el que los ciudadanos intuyen los juegos del mercado especulativo por excelencia que acaba siendo el de los precios de futuros. Pero hay más. Si los precios bajan es en gran parte, nos explican, porque los especuladores comienzan a dar por hecho que este invierno va a ser, como aseguran centros meteorológicos de todo el mundo, el más cálido de los últimos tres siglos. Esto podría suponer, se dice, que los segmentos más cínicos de la humanidad comienzan a dar la razón a aquellos que advierten sobre un calentamiento global acelerado del planeta con consecuencias probablemente dramáticas para todos. Aunque hiperbólicos y muchas veces ridiculizados, algo de razón van a tener esos agoreros del cambio climático como el ex presidente norteamericano Al Gore y su alarmante película Una verdad incómoda.

En Navacerrada hay hoy tanta nieve como habitualmente en agosto y en los Alpes muchos hablan ya del previsible final de la industria turística de los deportes de invierno. No seamos agoreros. Pero sí conscientes de que hemos de adaptarnos a unas realidades inminentes cuyo costo nadie conoce pero seguro no podrá pagarse con lo que ahorramos en calefacción este invierno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de enero de 2007