Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mueren dos trabajadores al desplomarse una escalera en una obra en Algemesí

Durante 2006 perdieron la vida 33 operarios de la construcción, tres más que en 2005

Dos trabajadores murieron ayer al desplomarse sobre ellos una escalera de hormigón recién desencofrada. Ocurrió poco antes de las 11.00. Los bomberos rescataron los cuerpos aplastados y ya sin vida de Mario, operario de 29 años y vecino de Alzira y Fermín de 38 años, encargado, vecino de Algemesí. El Ayuntamiento, a través de su concejal de urbanismo, Ciprià Teodoro, aseguró que la obra contaba con todas las licencias. CC OO lamentó las condiciones en las que se están realizando muchas obras en la Comunidad Valenciana y exigió un compromiso mayor de la Administración tras un año en el que fallecieron 33 trabajadores de la construcción en accidente laboral.

La empresa Aguaterra, dedicada a la comercialización de motos acuáticas, inició las obras de una nave de dos alturas en el polígono industrial de Cotes, en Algemesí, en la cara más próxima a la autopista, el pasado mes de agosto. La construcción había superado ya la fase de estructura y se había iniciado días antes de Navidad el tabicado interior. El pasado 23 de diciembre se terminó la escalera y se dejó convenientemente apuntalado el encofrado. Se suponía que estaba seco, que el cemento había ya cuajado. Ayer, desde primera hora, las 8.00, algunos de los ocho obreros que estaban en la nave se dedicaron a sacar la ferralla para dejar limpia y útil la rampa que debía convertirse después en la escalera que uniría las dos alturas de la nave de exposición. Fermín, encargado de la cuadrilla de encofradores, casado, padre de varias hijas, vecino de Algemesí y experimentado en la construcción, acudió para ver cómo se desarrollaban los trabajos. Estuvo en la segunda altura, comprobó los últimos trabajos de los encofradores y bajó la todavía rampa con la intención ya de abandonar la obra. Cuando aún no había terminado de recorrer los escasos metros de esa rampa de cemento coincidió con Mario. Estaba poniendo unas losetas que facilitarían el trasiego de una planta a otra y aunque no son exactamente escalones actúan como tales. Y fue entonces cuando la rampa que unía la primera planta con la segunda se desplomó. Cayó sobre ambos trabajadores. Los compañeros no pudieron sacarlos. Desde el instante del golpe dejaron de oírles contaron en el lugar de los hechos. Algunos trabajadores permanecieron en la segunda altura de la nave sin poder moverse porque no tenían manera de bajar al haber desaparecido la rampa hasta que llegaron los bomberos. "Le acababa de dejar una garrafa de agua que me había pedido justo al lado y de pronto se cayó todo. Aún me tiemblan las piernas", explicó uno de ellos. Los cuerpos sin vida estuvieron en el suelo más de dos horas, las que tardó en llegar la comisión judicial, con la titular del juzgado en funciones de guardia de Alzira al frente.

Paco Velasco, de CC OO, lamentó ayer la continua pérdida de vidas en la construcción y adelantó que "la paciencia sindical se está agotando, es muy posible que nos tengamos que plantear otro tipo de respuesta además de la denuncia, paro, huelga, concentraciones, protestas". Y agregó: "No escucho ningún mensaje de la dirección general de Trabajo ni de la Generalitat. Los promotores y las constructoras también tienen que comprometerse con la seguridad en el Trabajo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de enero de 2007