Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Disminuye el 11% la mortalidad en las carreteras catalanas

En 2006, perdieron la vida 356 personas y 145 resultaron heridas de gravedad

Las carreteras catalanas registraron el pasado año 318 accidentes de tráfico mortales en los que fallecieron 356 personas y 145 resultaron heridas de gravedad, lo que supone una reducción del 11% de las víctimas mortales respecto al año anterior, según el balance provisional del año 2006. El 1 de julio del año pasado entró en vigor en denominado carnet por puntos, que atribuye 12 puntos a cada conductor, que se van restando a medida que se cometen infracciones: desde dos puntos para las leves hasta seis para las graves como conducir con elevadas tasas de alcohol o circular en sentido contrario.

Por provincias, donde se registraron más accidentes a lo largo de 2006 fue en la de Barcelona, con 121 siniestros en los en los que perdieron la vida 135 personas y 47 sufrieron heridas graves, de acuerdo con datos del Servicio Catalán de Tráfico (SCT), organismo dependiente del Departamento de Interior.

En la provincia de Tarragona, los 80 accidentes mortales ocurridos a lo largo del año pasado se saldaron con 89 personas muertas y 33 heridas graves.

En la provincia de Girona la cifra de fallecidos ascendió a 74 personas y la de heridos graves a 36 en los 69 accidentes de tráfico registrados en las carreteras de la provincia.

En la red viaria de Lleida, la provincia con menor mortalidad de Cataluña en datos absolutos, ocurrió en 2006 un total de 48 accidentes mortales, con un resultado de 58 muertos y 29 heridos graves.

Sólo entre los días 29 y 31 de diciembre, coincidiendo con las fiestas de Fin de Año, las carreteras catalanas se han cobrado la vida de cuatro personas en otros tantos accidentes: dos antes de que acabara el año y otras dos ya en la madrugada del año 2007. Tres de estas personas murieron atropelladas.

El primero de estos accidentes se produjo en la tarde del pasado sábado en la carretera C-55, a su paso por Esparreguera (Baix Llobregat), cuando el choque de dos vehículos se cobró la vida de Juan R. P., de 68 años y vecino de Cornellà de Llobregat (Baix Llobregat), y causó heridas de gravedad a Jesús Manuel D. E., de 36 años y residente en Sant Vicenç de Castellet (Bages). Ese mismo día, un hombre de 62 años falleció al ser atropellado por un turismo cuando caminaba por una carretera local de Vila-seca (Tarragonès).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de enero de 2007