Reportaje:EN EL CAMBIO DE AÑO

Ebro Puleva, la apuesta exterior

Tras las compras de 2006, factura casi 1.000 millones en Estados Unidos en pasta y arroz

El sector de la industria agroalimentaria ha mantenido en el último año su apuesta por seguir creciendo en el exterior, en unos casos para abrir mercados y en otros para consolidar posiciones en los puestos de liderazgo.

A la cabeza de la ofensiva exterior se halla el grupo Ebro Puleva, en la actualidad, primer grupo agroalimentario en España en los segmentos de leche, azúcar, arroz y pastas.

Siguiendo la estrategia de los años precedentes, en 2006 el grupo ha seguido su política de compras con la mirada puesta fundamentalmente en el mercado norteamericano para los productos transformados y en terceros países para su política de aprovisionamiento.

Ebro Puleva adquirió la marca de arroz Minute Rice al grupo Kraft Foods por 220 millones de euros. La empresa ocupaba el segundo puesto en el mercado de arroz en Canadá y el quinto puesto en Estados Unidos, con unas ventas de 72 millones de euros.

El grupo SOS Carbonell consolidó su posición de liderazgo en el mercado mundial del aceite mediante la compra de la italiana Carapelli

Una segunda operación del grupo Ebro Puleva fue la compra de la empresa norteamericana New World Pasta por 284 millones de euros, con unas ventas de 240 millones de euros. La empresa tiene una cuota de mercado del 28,5% en Estados Unidos y del 40% en Canadá. Ambas adquisiciones se ejecutaron en parte con los ingresos del grupo por la venta de sus empresas de zumos y galletas en Centroamérica, que no se consideraban estratégicas, y supone una decidida apuesta del grupo español por consolidar posiciones en Estados Unidos, donde ya operaba la empresa Riviana, y factura casi 1.000 millones de euros.

La internacionalización de la primera empresa española agroalimentaria se ha complementado con otras inversiones en terceros países, como Tailandia o Egipto, para el aprovisionamiento de materias primas y la apertura de nuevos mercados. Ello se ha traducido en que, en el resultado bruto de explotación para este año, sobre un total de 306 millones de euros, 172 procedan de empresas ubicadas en España y 133 de empresas del exterior. En la estrategia exterior de la industria agroalimentaria en 2006 destaca igualmente la compra efectiva por parte de SOS del grupo italiano Carapelli por 127 millones de euros. Esto supuso un paso más de la empresa española para consolidar su liderazgo en el aceite de oliva mundialmente.

Campofrío, que ha cosechado fracasos y retiradas múltiples en los últimos años en su política exterior, resurgió con nuevas inversiones para seguir creciendo en Rusia y en Rumania, aunque teniendo dentro de sus accionistas al líder mundial en porcino, Smithfield. En carnes, el grupo Argal se instaló en Alemania, y Fermín, un pequeño matadero de Guijuelo (Salamanca), fue el primero en abrir el mercado estadounidense a los productos elaborados del cerdo ibérico

Pescanova siguió creciendo con la acuicultura en Portugal ante la existencia de trabas para su instalación en Galicia.

En el caso de la leche, Kaiku reforzó su apuesta por Chile y Argentina e ILAS buscó nuevas oportunidades de negocio con su entrada en Polonia.

En el vino, dos de las bodegas más importantes como Codorniu y Freixenet siguieron con su apuesta por diversificar en el exterior. Y el grupo Osborne entró en el mercado brasileño.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS