Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La presentación de un alegro inédito cierra el Año Mozart

Los expertos estudian la autenticidad de la obra de la infancia del músico

Ha sido un golpe de suerte, pero el saturado año de conmemoraciones por el 250º aniversario de Wolfgang Amadeo Mozart no ha podido tener mejor final: el hallazgo de una obra inédita del genial compositor. Se trata de un alegro para piano que con toda probabilidad fue compuesto por Mozart entre los 6 y los 10 años de edad. "Estoy seguro de que es una obra auténtica de Mozart", afirma el musicólogo Ulrich Hintermaier. "No obstante, todavía resta realizar algunas investigaciones para disipar completamente cualquier tipo de duda". Este musicólogo, que dirige el Archivo de la Archidiócesis de Salzburgo, fue quien encontró el tesoro. Hace unos meses, compró en nombre del archivo una recopilación de documentos musicales a una familia "del ámbito campesino de Salzburgo", según dijo sin especificar ningún nombre. Ni la familia ni el propio Hintermaier sospechaban que pudiera tratarse de una pieza de tanto valor.

Fue un golpe de suerte en un proceso rutinario. Entre los escritos, Hintermaier encontró una libreta de notas destinada a las clases de música del coro de niños de la catedral de Salzburgo. Los pequeños cantantes tenían buenos maestros, entre otros les daba clases de violín Leopold Mozart, el padre del niño prodigio. La libreta de notas, que está incompleta, contiene 118 composiciones, en su mayoría anónimas y algunas de músicos célebres de la época. Cuál no fue la sorpresa de Hintermaier al descubrir una pieza de 91 compases, divertida, de carácter italiano, titulada Allegro di Wolfgango Mozart. El experto recordó que así llamaban al joven compositor antes de que, a partir de 1770, se pusiera de moda su segundo nombre, Amadeo, convertido en Amadé después de su viaje a París.

La partitura no es un autógrafo sino una transcripción , la caligrafía es seguramente de alguno de los músicos responsables del coro para el cual estaba destinada la partitura, probablemente de algún amigo de Leopold Mozart. Hintermaier descarta que pudiera tratarse de una falsificación, dado que " en los años sesenta del siglo XVIII nadie hubiera sacado ningún provecho con adjudicar una obra a un niño cuyo nombre de compositor todavía no tenía ningún valor especial".

Era demasiado pronto y el padre de Mozart prefería por lo general no dar a conocer todavía las composiciones de su talentoso hijo, "a no ser por dinero", explicó Hintermaier. El alegro es de una de las obras más sofisticadas del niño Mozart. A esta pieza le sigue un aria que los expertos también adjudican al músico salzburgués.

Ulrich Leisinger, director científico de la Fundación Internacional Mozarteum, encargada de la investigación de estas partituras, considera que el alegro "es un descubrimiento importante porque es la primera vez desde hace 10 años que aparece una obra inédita de Mozart. Además, hasta ahora, todos los documentos de sus primeras obras provenían de los archivos de la familia. Ésta es la primera partitura de sus años de infancia que se registra fuera de su legado familiar, lo que demuestra que el niño prodigio no estaba aislado sino que ya comunicaba con otros músicos".

La editorial Struber, de Múnich, publica la partitura en una recopilación de 15 facsímiles titulada Obras desconocidas de Mozart de una libreta de notas de Salzburgo, que contiene también obras inéditas de Michael y Joseph Haydn. En la presentación realizada ayer en la Archidiócesis de Salzburgo en colaboración con la radio pública austriaca ORF, el alegro de Mozart fue interpretado por el pianista Florian Birsak. "La música es muy bonita. El público, conocedor de Mozart, no tuvo nada que objetar", dijo Hintermaier, "así como tampoco los musicólogos, que ya están estudiando la pieza. El debate ya está en pleno apogeo. Pero todavía hay mucho que investigar", añadió.

El protagonista del hallazgo dice estar seguro de que la pieza inédita será incluida en el catálogo Köchel -el registro de la obra completa de Mozart- pero hubiera preferido dar a conocer el descubrimiento más tarde, para antes disponer de todas las garantías de autenticidad. Pero nadie quiso esperar. Nadie pudo resistir la tentación de hacer de este hallazgo un broche de oro para cerrar el opulento Año de Mozart, que Austria ha celebrado con un éxito sin precedentes.

Récords

Los austriacos se muestran satisfechos con los resultados de un año dedicado a conmemorar el 250º aniversario del gran genio musical Wolfgang Amadeus Mozart (Salzburgo, 1756-Viena, 1791). El éxito lo celebran tanto los responsables de festivales de música, los gestores de cultura y artistas, como el sector del turismo y los comerciantes que supieron convertir a Mozart en producto de consumo. En Salzburgo y Viena, la afluencia de turistas batió récords (más de dos y de nueve millones, respectivamente).

Las celebraciones se iniciaron con conciertos, exposiciones y espectáculos variopintos en ambas ciudades el 27 de enero, día del cumpleaños de Mozart, y finalizaron con numerosas representaciones del Réquiem en el aniversario de su muerte, el pasado 5 de diciembre. El momento culminante tuvo lugar en el Festival de Salzburgo, en verano, con la representación del ciclo completo de las 22 óperas de Mozart. Este proyecto megalómano queda plasmado en una edición de 33 DVD de la discográfica Deutsche Grammophon ya a la venta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de diciembre de 2006

Más información