Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las 'macrofiestas' en discotecas y polideportivos copan la oferta festiva de Nochevieja en Barcelona

El consumo de cocaína se dispara en estas fechas pese a las campañas de sensibilización

Las juergas y los bailoteos en las discotecas y polideportivos municipales reinan de nuevo en la vasta oferta festiva de la Nochevieja barcelonesa, aunque en los últimos años deben encarar una competencia cada vez más dura: muchas familias optan por una breve escapada a capitales europeas o por organizar con amigos jolgorios privados en locales de alquiler. La bienvenida al Año Nuevo está llena de excesos alcohólicos y de todo tipo: los expertos médicos en drogodependencia señalan que en estas fechas de desenfreno se dispara el consumo de cocaína.

Hace unos años la cocaína estaba al alcance de pocos porque era una droga muy cara. Pero ahora es más barata y su popularización no deja de crecer, pese al grave peligro que supone este hábito. En Navidades, época en la que abundan las macrofiestas y la alegría hace rebosar las copas, los expertos en drogodependencia constatan un alarmante repunte en el consumo de cocaína. Las causas de este crecimiento son dos: las recaídas de personas que habían logrado desengancharse de la droga y el consumo aislado de quienes la asocian con una mayor diversión. No obstante, el regocijo a base de estupefacientes y licores puede concluir en altercados, algo que tratarán de frenar los Mossos d'Esquadra con un dispositivo especial de seguridad para el último fin de semana del año. El despliegue incluye cerca de 300 controles de detección de drogas y alcoholemia para evitar accidentes de tráfico.

Pero como tampoco se trata de que paguen justos por pecadores, la oferta de ocio en Barcelona para la Nochevieja es muy abundante. Todas las discotecas de la ciudad se engalanan con sorpresas de cotillón para despedir el año a lo grande, aunque también abundan los barceloneses que esquivan el bullicio en alojamientos rurales. Entre los clásicos, destacan las fiestas universitarias organizadas en el Poble Espanyol o las sesiones animadas por decenas de pinchadiscos punteros en clubes; por ejemplo, Fellini, que en esta ocasión rinde un homenaje a James Bond; Shôko, discoteca que conectará en directo con Venecia y Nueva York para celebrar el Año Nuevo con aires cosmopolitas; Pachá, que volverá a sacar del armario todo su glamour... Las posibilidades son tan variadas que lo mejor es hacer acopio de flyers para no perderse ni una.

A esta cita tradicional tampoco faltará La Paloma, la centenaria sala de baile del Raval, pese a la orden de cierre decretada recientemente por el Ayuntamiento de Barcelona. El mismo consistorio reseña esta fiesta en su página de Internet.

Otras farras apuestan por un ambiente familiar, como la de sabor latino que se celebrará a ritmos de reggaeton en el Centro Cívico de las Cotxeres de Sants o en pabellones municipales como el de Virrei Amat, entre otros muchos. Todavía más confortables son las propuestas de varios teatros barceloneses, que programan en Nochevieja funciones especiales, siempre animadísimas por la activa participación del público. La compañía El Musical més Petit, por ejemplo, amenizará el escenario del Romea para saludar a 2007. En cualquier caso no será difícil encontrar marcha, porque las calles del centro de Barcelona suelen acoger una macrofiesta espontánea a golpe de botellón. Eso sí, también hay jolgorios que mezclan diversión y protesta social, como la convocada por miembros del movimiento No Tendrás una Casa en tu Puta Vida en una vivienda ocupada de L'Hospitalet.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de diciembre de 2006