Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez rechaza que el 'caso Tous' salpique a los Mossos por el tiempo que tardaron en llegar

El magistrado pide a la defensa las grabaciones "antes de su emisión" por televisión

El juez que investiga la muerte del ciudadano albanokosovar muerto a tiros por el jefe de seguridad y yerno de la familia Tous, Lluís Corominas, considera que no se puede acusar a los Mossos d'Esquadra de acudir tarde al lugar de los hechos y, por tanto, de no evitar el crimen. El magistrado admite que "seguramente sería así", pero precisa que acusar a la policía autonómica por ese motivo, como hizo el abogado defensor, Carlos Bueren, equivaldría a culpar al Estado de lo ocurrido "por no controlar las fronteras para impedir que entren extranjeros indeseables".

El pasado día 27 se celebró una de las habituales vistas en la tramitación de una causa como éstaa y ahora el magistrado José Manuel del Amo, que actúa como sustituto del juzgado que investiga el caso, ha dictado un auto en el que resuelve las cuestiones planteadas. Ninguna implica un cambio en la investigación, que seguirá por el procedimiento de la Ley del Jurado, aunque sí realiza consideraciones sobre el asunto.

Por ejemplo, que no son comparables la actuación de Corominas y la de los Mossos d'Esquadra, como argumentaba la defensa. "Cuando llegaron los Mossos lo hicieron con abundancia de agentes y medios disuasorios", dice el juez, porque "reciben un aviso y, por elemental práctica policial toman las medidas que toman porque no saben lo que se van a encontrar". Más adelante recuerda que Corominas "lo que observa es lo que hay y no lo que se supone que puede haber, como le sucedía a la policía".

En este sentido, el juez explica que la noche del 9 de diciembre, el acusado no observó a nadie en el interior de la casa de la familia Tous de Sant Fruitós de Bages. Sí vio un vehículo que le resultó sospechoso, se dirigió a él y disparó. Del mismo modo, el juez rechaza el archivo de la causa que pidió el abogado Bueren e insiste en que no está justificada la legítima defensa. Para ello, añade, Corominas debería haber sufrido en aquel momento una agresión grave que supusiera un peligro serio y que justificase su actuación, cosa que no ocurrió. Lo que sucedió fue que el acusado disparó un arma de fuego en la vía pública contra los ocupantes de un vehículo, dice.

Con todo, al juez tampoco le son ajenas las concentraciones de solidaridad a favor de Corominas que se han producido. "Los hechos son los que son, con independencia de lo que el ciudadano común o algunos ciudadanos puedan pensar". En esta línea el juez afirma que "comparte la preocupación" de la defensa "en cuanto a que quiere un país más seguro". Tanto, que recuerda que sigue tramitándose la causa por robo contra el otro albanokosovar detenido por Corominas aquella noche.

El magistrado reclama a la defensa las grabaciones de las cámaras de seguridad, "antes de su emisión por los canales informativos", para que pueda evaluarlas. También pide a los Mossos d'Esquadra un informe cronológico de los hechos y una grabación con las imágenes y sonidos de aquel día y accede a la petición del abogado de la acusación, Luis Andrés González, para que la familia Tous presente los documentos de la relación laboral que mantenía con Corominas. El yerno declaró que cobraba 1.500 euros al mes y que facturaba como autónomo. Otras pruebas acordadadas son un informe de balística, el de la autopsia y una pericial psiquiática de Corominas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de diciembre de 2006