Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenada a 12 años una etarra por el secuestro de Diego Prado

La Audiencia Nacional ha condenado a 12 años de prisión a la etarra del comando Madrid Belén González Peñalba por el secuestro de Diego Prado y Colón de Carvajal, el 25 de marzo de 1983. La ex dirigente de ETA deberá indemnizar además a los herederos de Diego Prado con 12.000 euros.

La sentencia señala que el 23 de febrero de 1983, los miembros del comando Madrid, de ETA, del que formaba parte González Peñalba, recibieron de Francia instrucciones de secuestrar a Diego Prado, para obtener una elevada cantidad de dinero. Una vez en Madrid, los componentes del grupo terrorista se ocultaron en un piso de la calle de Juan de la Hoz, número 3, 1º izquierda, del que salieron para confirmar los datos sobre movimientos y costumbres de Diego Prado.

El 25 de marzo siguiente, sobre las 14.10, dos miembros del comando, en un Seat Ritmo que conducía Belén González Peñalba, se situaron detrás del automóvil en el que viajaba Diego Prado y Colón de Carvajal, al que siguieron hasta el interior del garaje del número 51 de la calle de Zurbano.

Ya en el interior, abordaron a su víctima diciéndole que eran policías y pidiéndole que les acompañara. Diego Prado no les creyó y se negó a seguir sus instrucciones, ante lo cual, le intimidaron con las pistolas que portaban y le introdujeron en el maletero del Seat. Para evitar que pidiera ayuda o pudiese llamar la atención, le pusieron un esparadrapo en la boca y le inyectaron un somnífero por vía intramuscular. Después le llevaron a un lugar que no se pudo concretar. Prado y Colón de Carvajal permaneció secuestrado dos meses y 12 días, hasta el 6 de junio de 1983, en que fue puesto en libertad tras el pago de un rescate.

González Peñalba se acogió a su derecho a no declarar en el juicio y tampoco lo hizo en la instrucción, pero el tribunal ha tenido en cuenta las declaraciones de otros miembros del comando, juzgados y condenados con anterioridad, como Juan María Tapia Irujo y Venancio Sebastián Horcajo, que implicaron en su día a González Peñalba.

Además, el arrepentido Juan Manuel Soares Gamboa declaró que la propia González Peñalba le había dicho que la cantidad obtenida no fue la que esperaban porque el secuestrado no tenía tanto dinero como ellos creían.

Activistas y colaboradores

Por otra parte, la Audiencia condenó ayer a penas de entre 17 y 5 años de cárcel a cinco integrantes y colaboradores de ETA por diversas actividades terroristas. En concreto, la Sección Tercera Penal condenó a Aitor Herrera Vieites y Gorka Martínez Azkarako a penas de 17 años de prisión y 20 de inhabilitación absoluta por delitos de integración en organización terrorista y depósito de armas y explosivos. Por este último delito ha sido condenado a ocho años de prisión Asier Arzalluz Goñi y Ziortza Fernández Larrazabal, y Ana María López Barrio, a cinco años por colaboración con ETA.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de diciembre de 2006