Cartas al director
i

Para que quede constancia

Vilanova i la Geltrú, Barcelona - 27 dic 2006 - 23:00 UTC

Tren de Cercanías que sale de Vilanova hacia Barcelona a las 16.42 el viernes 22 de diciembre. Cerca de Castelldefels un par de jóvenes de aspecto y mente tristemente ignorante increpan a un viajero por el color de su piel, primero con palabras: "vuelve a África" y luego a golpes.

Deduzco que los que viajamos solos no nos vemos capaces de hacer frente a la situación individualmente, y tiene que ser un grupo de chicos que viajan juntos los que consiguen frenar la agresión y expulsar del tren a los indeseables en la siguiente parada. El incidente me produce aún repugnancia e impotencia y me provoca dos dudas y una reflexión.

Al intentar avisar a las fuerzas de seguridad aquel vagón era "el limbo" circulando entre ciudades: ¿qué cuerpo policial hubiese tenido capacidad para actuar inmediatamente? Hemos perdido la certidumbre de que los demás nos ayudarán si reaccionamos y el miedo a quedarnos solos frente a los agresores nos hace no actuar, ¿dónde ha quedado la cohesión social? Y la reflexión: los chicos que reaccionaron sólo pudieron expulsar a los agresores hacia el andén, los cuales seguramente seguirán despreciando la diversidad humana como inútil defensa ante su debilidad, pero ni serán denunciados ni quedará nunca constancia de la agresión cometida, la estadística no la recogerá, los políticos y los medios no hablarán de ella y parecerá que en este país ya no hay racismo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 27 de diciembre de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50