La plaza de Catalunya y la torre Agbar estarán blindadas en Nochevieja

Guardia Urbana y Mossos d'Esquadra desplegarán una operación especial conjunta

La Guardia Urbana y los Mossos d'Esquadra desplegarán una operación especial para garantizar la seguridad en Barcelona durante la Nochevieja. Desde una hora y media antes de la medianoche, el acceso a la plaza de Catalunya quedará restringido: no se podrá circular ni se permitirá la entrada con botellas de vidrio. Algunas bocas del metro permanecerán cerradas. Los agentes también controlarán el entorno de la torre Agbar, desde donde TV-3 dará por primera vez las campanadas de fin de año.

El dispositivo extraordinario previsto para la noche de fin de año es idéntico al del año pasado. Por ser el lugar más concurrido de la ciudad para esta celebración, la plaza de Catalunya concentrará el mayor número de agentes. En un primer momento, el Ayuntamiento de Barcelona anunció su intención de aumentar el perímetro de seguridad en la plaza. Pero el concejal de Seguridad, Ferran Julián, indicó ayer que no habrá ninguna modificación. "El perímetro será el de siempre: desde la calle de Tallers hasta la plaza de Catalunya".

Desde las 22.30 hasta las 2.00 horas, la circulación en vehículo privado quedará prohibida en la misma plaza y en las calles de Pelai y Fontanella. Sólo se mantendrán abiertas al tráfico la Ronda de Sant Pere y la de la Universitat. Además, la circulación en sentido ascendente por La Rambla se desviará a la altura del Portal de la Pau. Los accesos de metro, Ferrocarrils de la Generalitat y Renfe que quedan dentro del perímetro de seguridad -Canaletes, Rivadeneyra, Pelai y Ronda de Sant Pere- también permanecerán cerrados. Como es habitual, el servicio de metro funcionará de forma ininterrumpida durante toda la noche.

En el primer cambio de año con la ordenanza de civismo en vigor, el objetivo del consistorio es evitar que se produzcan altercados en el centro de la ciudad. El año pasado, unas 50.000 personas celebraron la llegada de 2006 en la plaza de Catalunya. No se produjeron incidentes de consideración, pero la montaña de envases y suciedad fue inevitable. El Ayuntamiento contará con un total de 91 operarios de limpieza que intentarán que la plaza de Catalunya vuelva a la normalidad a primera hora de la mañana. De éstos, 28 se dedicarán a cambiar botellas de vidrio por vasos de plástico.

Celebración inédita

La novedad del dispositivo conjunto de este año está en el entorno de la torre Agbar, en Sant Martí. Por primera vez, la televisión pública catalana emitirá desde el emblemático edificio un programa especial para despedir el año. En lugar de las tradicionales campanadas, TV-3 realizará un espectáculo de música y color. "Desconocemos el impacto que tendrá esta convocatoria y el volumen de público que podría juntarse en la torre Agbar", reconoció el concejal de Seguridad.

Ante esta incertidumbre y como medida de precaución, el Ayuntamiento ha decidido reforzar de manera especial los alrededores de la torre. La Guardia Urbana colocará cintas protectoras para evitar que la gente ocupe las vías y aislará el tráfico interior del anillo vial de la plaza de las Glòries.

La circulación desde Glòries hacia la Diagonal (en sentido mar) se cortará mientras dure el acto. Los vehículos serán desviados en dirección al lateral de la Gran Via y hacia la avenida de la Meridiana. Según explicó Julián, si la afluencia fuese elevada, se podría optar por interrumpir el servicio del Trambesòs durante la franja horaria de medianoche.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 27 de diciembre de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50