El Tribunal de Cuentas descubre contratos 'a dedo' en las World Series de Bilbao

La prueba automovilística costó tres millones más de lo anunciado por el Ayuntamiento

El Tribunal Vasco de Cuentas ha elevado a casi 11,5 millones de euros el gasto total que supuso las World Series, la carrera automovilística celebrada en Bilbao en julio de 2005, frente a los 8,6 millones en que cifró su coste el Ayuntamiento. El informe del organismo auditor, al que ha tenido acceso este periódico, constata irregularidades en la gestión, con contrataciones a dedo por más de 1,4 millones. El PSE recalcó ayer que el informe avala su rechazo al evento, cuya continuidad otros ejercicios habría "creado más problemas a los vecinos y más gastos". El edil de Promoción Económica, Ricardo Barkala, replicó que el aumento del gasto se debe a la inclusión de otros costes previos y defendió su amortización si la carrera se hubiese mantenido. El Ayuntamiento decidió no repetirla ante la falta de apoyo de la oposición.

La carrera, considerada como la antesala de la Fórmula 1, iba a celebrarse durante tres años consecutivos, pero el rechazo de la mayoría de los partidos municipales -incluidos los dos socios de gobierno del PNV, Ezker Batua y EA- llevó al alcalde, Iñaki Azkuna, a anunciar su suspensión ahora hace un año.

El evento estuvo rodeado por la polémica: a las molestias vecinales por los dos meses de obras de preparación del circuito, se sumaron los altos costes, que el consistorio aseguró que se compensarían con la proyección internacional de la ciudad. Uno de los principales debates ha sido conocer los gastos reales, que el Ayuntamiento tardó en facilitar y que no han coincidido en varias ocasiones. Azkuna cifró en diciembre de 2005 los gastos en 10,2 millones, pero en enero pasado, Barkala, responsable directo del evento, aseguró en un pleno que costó 8,6 millones.

El informe del Tribunal de Cuentas, realizado específicamente sobre este evento y que se hará público en los próximos días, concluye que los gastos alcanzan casi los 11,5 millones. De ellos, 10,3 corresponden a toda la preparación del circuito, otros 530.000 euros a los estudios previos y casi medio millón a las labores de limpieza, reparación de la vía pública, seguridad y publicidad previa realizada en 2004.

"Un notable"

Los ingresos contabilizados se elevan a 2,9 millones, lo que coincide con los datos que aportó el consistorio, de los que un millón procedieron de la venta de entradas y 1,6 millones, del patrocinio de 21 empresas y el Gobierno.

El informe aprecia irregularidades en la contratación de servicios y suministros por un importe de 1,4 millones al adjudicarse a dedo, es decir sin publicidad ni concurrencia. A ello añade el suministro de distintos materiales por casi 3,5 millones que no han sido publicados en el Diario Oficial de la Unión Europea, como exige la ley.

Sobre el impacto de la actividad, el Tribunal de Cuentas se refiere al informe encargado por la promotora de la carrera, que concluyó la generación de una riqueza de 15,7 millones y una recaudación adicional en impuestos de 1,7 millones. Sin embargo, señala que dicho informe "no ha sido validado por el tribunal".

El concejal de Promoción Económica sostuvo que no existe una censura importante del Tribunal de Cuentas. "Para mí nos da un notable. Ya me gustaría que todos los informes fueran así", dijo. Justificó el aumento de los gastos de 8,6 a 11,5 millones en que se habían imputado costes previos.

Barkala admitió las adjudicaciones a dedo, pero las redujo a cuatro casos porque eran empresas con las que ya trabajaba el Ayuntamiento o eran las únicas de Euskadi que suministraban esos servicios. "El resto fueron aprobadas en Promobisa [la sociedad municipal que impulsó en un primero momento el evento] con el apoyo de todos los grupos", agregó. A su juicio, las World Series habrían amortizado las pérdidas de 8 millones si se hubieran celebrado dos años más.

El PSE, que desveló ayer algunas de las conclusiones del informe, apuntó que el déficit "hubiera sido imposible de recuperar y hubiera ido a más", dijo su portavoz, Txema Oleaga. La continuidad de la prueba habría supuesto "más problemas a los vecinos, más gastos a la ciudad y la proyección internacional ni se ha dado ni se hubiera dado", añadió.

Aseguró que el informe desvela que seis millones gastados fueron para obras "momentáneas y caducas" y destacó la "nefasta gestión" de la sociedad pública creada para el evento con las adjudicaciones a dedo.

El PP, que defendía la continuidad de la carrera, pidió responsabilidades al equipo de gobierno tras el "fracaso en la gestión" del proyecto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0020, 20 de diciembre de 2006.