Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Xunta mantiene casi todo el montante de subvenciones de la etapa de Fraga

El segundo presupuesto del nuevo Gobierno dedica más de 3.000 millones a subsidios

La fundación pública Foro Permanente Gallego-Iberoamericano de la Salud se disuelve y desaparece. Es el único cambio en el entramado de 38 sociedades, entes, fundaciones y organismos públicos pagados por la Xunta. El nuevo Gobierno autónomo mantiene casi intacto todo el montante de subvenciones de los gobiernos de Fraga. El Presupuesto de Galicia, que hoy se debate en el Parlamento, prevé un gasto de más de 3.000 millones de euros en subvenciones, transferencias y convenios. La Xunta paga 70.000 nóminas y gasta 10.786 millones, más de una quinta parte del PIB gallego.

Año y medio después de acceder a la Xunta, PSOE y BNG se presentan hoy al Parlamento de Galicia con su segundo Presupuesto autonómico, el tercero más elevado de España en gasto por habitante y el segundo con mayor endeudamiento.

La estructura presupuestaria es casi idéntica a los presupuestos que, durante 16 años, presentó el conselleiro del PP, José Antonio Orza. "Es muy difícil cambiar una inercia presupuestaria, pero el modo de actuar del nuevo Gobierno es diferente", explica un alto cargo de la Consellería de Economía.

La nueva Xunta mantiene la red de 38 sociedades públicas, entes, fundaciones e institutos, con el único compromiso de integrar todos los hospitales (Salnés, Verín, Barbanza y Xunqueira) en el Servicio Galego de Saúde (Sergas) y de simplificar la red de fundaciones comarcales. Cuando eran oposición, socialistas y nacionalistas calificaban esta estructura de "chiringuitos" y les acusaban de promover el clientelismo e inflar el gasto y la deuda autonómica de tapadillo. Ahora, el PP les acusa de aumentar la red, a través de las denominadas agencias e institutos nacidos en el seno de las consellerías de Política Territorial, Vicepresidencia o Sanidad.

El año que viene, la red de empresas públicas de la Xunta gastará unos 1.300 millones de euros, a los que se añaden más de 1.000 millones de euros a diferentes programas para subvencionar empresas y los 884 millones con los que se subvenciona a los ayuntamientos y diputaciones. A este dinero se añaden las partidas dedicadas a convenios de inversión con municipios, universidades, asociaciones, sindicatos, asociaciones empresariales... Más de 3.000 millones de euros que convierten a la economía gallega en una de las más subsidiadas.

El modo de actuar podrá ser diferente al de la era del PP, pero la telaraña de dinero público es muy similar.

En sus primeros presupuestos generales, la Xunta excusó su continuismo en el escaso tiempo de elaboración, apenas tres meses desde las elecciones. Este se presumía como el proyecto que fijaría un nuevo modelo de política económica.

Desde el PP se argumenta que "si no han tocado casi nada es porque no hacíamos tan mal las cosas como nos acusaban; anunciaron que iban a suprimir los altos cargos y sólo los han reducido en uno".

"Los presupuestos no deben ser ni de derechas ni de izquierdas. Estos son unos presupuestos de Galicia, para Galicia", defiende Tareixa Paz (BNG), vicepresidenta del Parlamento.

El portavoz socialista en Economía, Xaquín Fernández Leiceaga, sostiene que se trata de unos" presupuestos sociales, que además cambian el cemento por el conocimiento y aportarán más transparencia con las nuevas leyes de subvenciones y la de transparencia".

El endeudamiento total de la Xunta se sitúa por encima de los 3.400 millones de euros, con una de las deudas por habitante más elevadas de España. En este caso, casi todo es herencia de los gobiernos del PP. Hace dos años, aún gobernando el Partido Popular, el costo de la deuda ya superó a los ingresos recibidos por fondos europeos.

Coste de la deuda

El año próximo, abonar los intereses de la deuda costará 575 millones de euros en gastos financieros, más dinero del que la Xunta recibe directamente de Bruselas por la vía de los fondos europeos. Con todo, la partida más cuantiosa de los gastos corrientes es la de personal. La Xunta tendrá que pagar el año próximo 3.174 millones de euros a sus más de 70.000 empleados públicos. Es, de largo, el mayor empleador de Galicia, sobre todo por el peso del personal en las consellerías de Educación y Sanidad.

Una vez digerido todo el presupuesto, la Xunta sólo ha podido reservar 1.331 millones de euros para inversiones, un 10% más que el año anterior, pero apenas una décima parte de todo su gasto. Si todo transcurre según lo previsto, PSOE y BNG dejarán mañana aprobado el Presupuesto para el 2007, tras dos días de debate, que aún podría prolongarse hasta el día 26. El PP ya ha anunciado que votará en contra y que presentará propuestas para tratar de aumentar las inversiones en los capítulos de innovación e infraestructuras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de diciembre de 2006