Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Berlusconi viaja a EE UU para operarse tras sufrir un desmayo en público

Los médicos italianos critican al ex presidente del Gobierno por no usar los servicios del país

El ex presidente del Gobierno italiano Silvio Berlusconi viajó ayer a Estados Unidos para someterse a una intervención quirúrgica, según anunció su aliado, Umberto Bossi, líder de la Liga Norte. Durante un mitin celebrado en Milán, Bossi afirmó: "Berlusconi ha ido a América para operarse, démosle un aplauso, enviémosle ánimos. Cúrate y vuelve pronto". Berlusconi fue hospitalizado el mes pasado tras sufrir un desvanecimiento.

El ex presidente del Gobierno italiano había jugado durante días con la prensa, reconociendo que sus médicos le aconsejaban la implantación de un marcapasos, pero negándose a decir si realizaría la operación y, en su caso, a qué centro hospitalario acudiría. "Nadie sabrá nunca adónde voy, a no ser que lo diga yo mismo", dijo, según el Corriere della Sera, a sus colaboradores más cercanos.

"En Italia todos quieren operarme, pero temo que sea sólo por el nombre, por añadir un paciente ilustre a la historia del hospital", comentó el viernes. Sus hijos y su médico personal eran partidarios del marcapasos, tras la lipotimia que afectó a Berlusconi días atrás, mientras pronunciaba un discurso ante una organización juvenil conservadora. El ex presidente del Gobierno permaneció hospitalizado durante tres días. La idea de Silvio Berlusconi consistía en acudir a un cardiólogo de prestigio mundial para recibir una última opinión antes de decidirse.

El pasado miércoles telefoneó al presidente de Estados Unidos, George W. Bush, para pedir que le recomendara un buen especialista. La prensa italiana especulaba con la posibilidad de que Il Cavaliere viajara a Cleveland o Connecticut, donde se encuentran dos de los centros cardiológicos más prestigiosos del país.

El hecho de que Berlusconi pareciera fiarse más de los médicos estadounidenses que de los italianos suscitó un cierto malestar entre los especialistas locales.

"No hace ninguna falta ir al extranjero para implantarse un marcapasos, es una operación sencilla y aquí disponemos de centros de nivel mundial", comentó Maria Grazia Modena, presidenta de la Sociedad Italiana de Cardiología.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de diciembre de 2006