Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lamela afirma que Andalucía también tiene hospitales de gestión privada, y la Junta lo niega

"Si el consejero tiene problemas por sus políticas, que no nos mezcle", protesta el Gobierno andaluz

El consejero de Sanidad, Manuel Lamela, abrió ayer un nuevo frente de tensión, esta vez con la Junta de Andalucía, gobernada por el PSOE. Lamela afirmó que el controvertido modelo de gestión público-privado que aplicará a los nuevos hospitales madrileños ya se utiliza en Andalucía. Un comunicado de la Comunidad de Madrid señaló poco después seis hospitales andaluces con gestión "idéntica" a la de Madrid. La Junta de Andalucía respondió airada: "Es rotundamente falso. Si el señor Lamela tiene problemas por sus políticas, que los resuelva sin mezclarnos en ellos" , dijo un portavoz.

El director general de Financiación y Planificación de la Consejería de Salud andaluza, Jesús Huerta, mostró su "sorpresa" por el comunicado del Gobierno madrileño. "Sólo se puede entender desde la ignorancia o desde la mala fe y la demagogia política. El modelo que quiere implantar Madrid [PFI, en sus siglas en inglés] no tiene nada que ver con las empresas públicas andaluzas, que han sido construidas, gestionadas y mantenidas enteramente con fondos y recursos públicos", añadió Huerta.

El modelo de gestión elegido para los ocho nuevos hospitales que se construyen en la región madrileña -uno de ellos enteramente privado y siete con el modelo PFI, por el que una empresa privada lo construye, mantiene y gestiona y Sanidad aporta el personal médico y de enfermería y paga a la empresa un alquiler por el uso del centro- es uno de los motivos esgrimidos por CC OO y UGT en la huelga de hoy y mañana en la sanidad pública.

Lamela afirmó que "los sindicatos y el PSOE deberían explicar por qué critican en Madrid lo que apoyan en Andalucía y Castilla-La Mancha". Poco después, Sanidad sacó una nota de prensa en la que señalaba que "los nuevos hospitales se gestionarán como empresas públicas, que es un sistema idéntico" al que Andalucía utiliza en "el hospital Costa del Sol, el hospital Poniente y el del Alto Guadalquivir". además de otros tres centros de alta resolución.

"Los tres hospitales que cita la Comunidad de Madrid son empresas públicas, creadas por el Parlamento andaluz, construidos y gestionados por la Consejería de Salud y con plantillas de trabajadores públicos", replicó Huerta. "Además, tienen un consejo de administración formado por altos cargos de la Junta y están sometidos al control del Parlamento, la Cámara de Cuentas y la Intervención de la Junta de Andalucía", añadió.

Un portavoz de la Junta afirmó que se dirigirá a la Comunidad de Madrid para "exigir una rectificación" por lo afirmado por el Gobierno regional.

A diferencia de las empresas públicas -representadas en la sanidad pública madrileña por el hospital de Fuenlabrada, idéntico a los andaluces-, la gestión y el control de los nuevos hospitales PFI no estará sometida al control de la Asamblea ni de los otros órganos de la Comunidad de Madrid. La herramienta de control que tendrá el Gobierno regional será el contrato que mantenga con ellos y la amenaza de dejar de pagarles parte de los servicios que presten insatisfactoriamente.

Sanidad también citó en su nota el nuevo hospital de Toledo, en proyecto por la Junta de Castilla-La Mancha, gobernada por el PSOE. Fuentes de la consejería de Sanidad de la Junta aseguraron no querer entrar en polémica alguna con la Comunidad de Madrid, informa Isabel Salvador. Castilla-La Mancha, según fuentes del Gobierno, ha optado por el modelo PFI "para probar cómo funciona el sistema". "Esto no es una generalización en todo el sistema sanitario", dijeron.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de diciembre de 2006