Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La modernización del riego cambiará La Ribera, según un catedrático

"La salud del gran hidrosistema del Júcar a su paso por la Ribera está, en estos momentos, seriamente amenazada", manifestó el pasado lunes en Sueca Joan F. Mateu, catedrático de Geografía de la Universitat de València. El profesor recordó que "el estado de las cosas no es igual después de cualquier intervención sobre un sistema de regadíos como es el de la Ribera". Y fue más al fondo al afirmar que "en la medida que vayan desapareciendo los riegos a manta o por inundación, y sean sustituidos por otros regímenes de irrigación, la comarca jamás volverá a ser lo que era".

El catedrático explicó las dos situaciones del llano de inundación del río en la Ribera, los regadíos en sí y las ocasionales riadas. Mateu hizo un exhaustivo repaso a la historia de la comarca. "Si siempre se ha dicho que el Nilo era un don para Egipto, en este caso la Ribera es más que un don del Júcar", dijo. Y puso sobre la mesa un detallado resumen del régimen hídrico del Júcar. Recordó que en sus buenos momentos -antes de sufrir la sobreexplotación actual- el caudal, en los Llanos de Albacete, crecía 15 metros cúbicos por segundo, lloviera o dejara de llover, al tiempo que justificó la inundación controlada de los regadíos de la Ribera en el hecho que por Sumacàrcer pasaban 60 metros cúbicos por segundo, de los cuales 10,28 iban a la desembocadura de Cullera. "Sus aguas llegaban al mismo puerto de Valencia y Gandia", recordó Mateu en la jornada inaugural del ciclo de conferencias sobre regadíos históricos de la comarca organizado por el Ayuntamiento de Sueca y la Universitat.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de diciembre de 2006