Guerra abierta entre los socialistas de Castilla-La Mancha y Murcia por el trasvase al Segura

Los socialistas de Murcia y Castilla-La Mancha entraron ayer en guerra abierta con motivo del agua. El vicepresidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, criticó el trasvase Tajo-Segura y afirmó que es "una injusticia" y "un puro negocio". El portavoz del PSOE en Murcia, José Ramón Jara, replicó que García- Page "hace política sucia porque no está en contra de los trasvases, sino del trasvase al Segura mientras promueve un trasvase al Guadiana". Jara añadió: "En Castilla-La Mancha han secado el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel con pozos ilegales y luego a la vez van dando lecciones sobre el uso del agua. Que no digan barbaridades".

García-Page consideró una "enorme injusticia" que sólo en el caso del Tajo "se predique el discurso de que el agua es de todos", y no cuando se trata de otros ríos, y asegura que el fin del trasvase Tajo-Segura es para el Gobierno de la región "un planteamiento firme e irrenunciable". "No tiene sentido que en este país sólo exista este trasvase", explicó en una entrevista a Efe. PSOE y PP han pactado un Estatuto de Autonomía para Castilla-La Mancha que incluye el fin del trasvase para 2015.

Jara saltó indignado al conocer las declaraciones. "No queremos polemizar con los compañeros de Castilla-La Mancha, pero tenemos que responder cuando dicen un disparate", argumentó, antes de lanzar una diatriba contra la política del agua del presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda: "Barreda no está en contra de los trasvases, sino en contra del trasvase al Segura, porque no se opone al trasvase del Tajo al Guadiana que construye el Ministerio de Medio Ambiente".

"Uso electoralista"

Jara afirmó que el PSOE no se opone a los trasvases y recordó que el departamento que dirige Cristina Narbona está construyendo un trasvase del Júcar al Vinalopó, otro del Tajo al Guadiana, envía agua de la cuenca del Guadalquivir a Almería y trasvasa caudal entre el Ebro y la cuenca norte. "Barreda identifica el Tajo con Castilla-La Mancha, pero sólo el 30% de la región está en la cuenca del Tajo. Además, el 70% del Tajo discurre fuera de Castilla-La Mancha. Pero ni Madrid ni Extremadura se quejan del trasvase al Segura. Sólo ellos porque lo utilizan de forma electoralista".

El portavoz del PSOE en Murcia, al que la postura del PSOE en Castilla-La Mancha y la indefinición a nivel nacional, le cuesta muchos votos, añadió: "Barreda habla de pozos ilegales en el Segura y los hay, pero decenas de miles de pozos ilegales en Ciudad Real han secado las Tablas de Daimiel. Y eso no ha sido el trasvase, porque de la cuenca del Guadiana no sale nada hacia Murcia". Jara replicó que acabar con el trasvase sería una catástrofe económica para toda España. La proximidad de las elecciones autonómicas agrava la guerra del agua en los partidos. Ni las lluvias la aplacan.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 09 de diciembre de 2006.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50