Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El gran 'exilio fiscal' en Suiza

La benevolencia tributaria y el respeto a la intimidad mantienen al país helvético como residencia favorita de los más ricos

El dato da vértigo: las 118 personas más ricas de la lista elaborada por la revista Bilan suman 460.000 millones de francos suizos (306.000 millones de euros), lo cual equivale al PIB de Suiza, uno de los países más ricos del planeta. La revista ha publicado esta semana su clasificación de los millonarios afincados en el país, encabezados por el sueco Ingvar Kamprad -fundador y dueño del Grupo Ikea- cuya fortuna se estima en una suma equivalente a 17.000 millones de euros.

El criterio para formar parte de tan selecto club es poseer una fortuna superior a 100 millones de francos (60 millones de euros) y ser ciudadano suizo o residir de forma permanente en territorio helvético. En total la revista habla de 300, de los cuales un 30% son extranjeros. "Una conclusión que hemos sacado es que los ricos son cada vez más ricos", comenta Thierry Vial, editor responsable del informe. "Cuando comenzamos esta estadística, hace 18 años, las fortunas eran mucho menores. Los cuatro primeros de la lista hoy son más ricos que los cien primeros de la lista de entonces".

Entre esos multimillonarios cabe destacar al magnate ruso Víctor Vekselberg, muy conocido del público suizo por haber comprado 10 huevos diseñados por Carl Fabergé, valorados en 100 millones de dólares. Estas joyas únicas, pertenecientes a los zares de Rusia, fueron expuestas al público en una exposición en Zúrich. Figura también el ciudadano saudí Bahaa al Hariri, que reside en una casa valorada en más de 10 millones de euros a orillas del lago de Ginebra. Frente a estos derroches se cuenta que Kamprad, el hombre de Ikea, guarda escrupulosamente los puntos de descuento acumulados en la tarjeta de unos supermercados económicos de su región.

La lista del exilio fiscal en Suiza incluye a estrellas mundiales de la música o del deporte, como Phil Collins, Shania Twain, Tina Turner o Michael Schumacher. Sin olvidar a la princesa Anni-Frid Reuss von Plauen, más conocida como "Frida, la morena de ABBA", que vive en las montañas del Valais. Otras celebridades residentes en Suiza, aunque no entran en la clasificación, son el ex campeón de fórmula 1, Alain Prost, o el célebre actor francés Alain Delon. A los que se suma ahora el piloto español Fernando Alonso.

¿Qué es lo que atrae a pesos pesados de la industria, el espectáculo o las finanzas para establecer su domicilio en la bella y serena Suiza? La gran ventaja es lo que aquí se conoce como forfait fiscal. Es una medida que permite "negociar" con las autoridades el volumen de impuestos que la persona va a pagar anualmente, siempre y cuando no tenga actividades lucrativas en Suiza. El impuesto no se basa en su fortuna global (generalmente depositada en bancos suizos), sino en "el tren de vida y nivel de gastos". Por ejemplo, se calcula el valor del domicilio y se multiplica por cinco; el impuesto suele ser el 35% del resultado de ese cálculo.

Dieter Leitwyler, portavoz del Departamento Federal de Finanzas (Ministerio de Economía) lo ha confirmado a este periódico: "No puede haber impuesto a las ganancias, dado que ninguna de estas personas gana su dinero en Suiza". Inmediatamente advierte: "Pero la ley es muy severa con las irregularidades". La nueva Ley de Armonización de Impuestos debería poner fin a las diferencias practicadas entre los diversos cantones, "aunque aún no ha entrado en vigor en todos".

Los acuerdos entre la Confederación Helvética y la UE permiten la "libre circulación de ricos" hacia Suiza, siempre que sean ciudadanos de países de la Unión. La situación se complica cuando los aspirantes a instalarse son de otras nacionalidades. Los casos de ciudadanos rusos preocupan a las autoridades porque suele ser difícil probar que sus fondos no son de origen "oscuro". De todas maneras, son legión los rusos que compran propiedades en Suiza, uno de sus destinos favoritos, junto con Londres y la costa española.

"Hay países aún más ventajosos, como Mónaco, donde el impuesto es 0%", explica Thierry Vial, el responsable del informe publicado por la revista Bilan. Aparte de las ventajas fiscales, los analistas citan otro motivo que atrae cada vez más a ricos europeos a Suiza: estar al abrigo de "los males del siglo", como la inseguridad, la violencia, la inmigración descontrolada o la superpoblación. En el lado positivo, se valoran la estabilidad política y la solidez del marco legal y fiscal. A esto se sumaría el "sentido cívico" de la población y su proverbial respeto de la vida privada, característico de las culturas protestantes. Cuenta la leyenda local que el astro de las pistas, Michael Schumacher, va al correo de su pueblo casi cada día y jamás ha sido molestado por nadie.

El ingreso de Suiza en la Unión Europea "forma parte de la ciencia- ficción", en opinión de Thierry Vial. Aunque la situación puede cambiar, dado que la UE presiona cada vez más a ciertos cantones, a los que acusa de "competencia desleal" por su política de exenciones fiscales a empresas, puesto que proponen un 0% de impuestos a cinco años a las firmas internacionales que se establezcan en su territorio.

30 periodistas, 3 meses

Para la elaboración del informe (publicado en casi 200 páginas) trabajaron 30 periodistas durante algo más de tres meses a tiempo completo y, durante todo el año, un pequeño ejército de profesionales encargado de seguir la evolución financiera de los 300 elegidos. "Nos ponemos en contacto con cada persona de la lista personalmente, en la medida de lo posible, y hacemos un perfil individual", explica Thierry Vial, editor del informe.

Las fortunas se calculan de acuerdo con la actividad profesional. La mayoría pertenece a industriales o empresarios cuyas empresas cotizan en Bolsa y, "por tanto, es relativamente fácil hacerse una idea de los activos en función de las fluctuaciones de los mercados y el valor de las acciones", según Vial.

Para la elaboración del informe y la obtención de datos, la revista Bilan cuenta también con fuentes de información en oficinas de impuestos, gabinetes de abogados y bancos privados. "No nos interesan los cuadros que una persona pueda tener colgados en el salón de su casa", comenta el periodista suizo, "pero sí el hecho de que alguien compre en Cologny [el barrio más caro de Ginebra] una casa por 10 millones de euros".

Bilan es una publicación de Edipresse. El grupo, presente en 18 países, edita más de 160 revistas y emplea a 3.500 personas. En España es el segundo editor de revistas, con cabeceras como Lecturas, Semana o Rutas del Mundo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de diciembre de 2006

Más información