Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El futuro del BNG

Jorquera proclama que el Estatuto "será de nación o no será"

A Francisco Jorquera, senador, coordinador de la Executiva y en la práctica cabeza visible del Bloque Nacionalista Galego (BNG) desde que su portavoz nacional, Anxo Quintana, asumió la vicepresidencia de la Xunta, le tocó ayer el papel de defender el informe de gestión y las propuestas políticas de la dirección en el acto de apertura de la asamblea nacionalista.

El número dos de la organización aludió en su intervención a algunos de los asuntos a debate, entre ellos el análisis del trabajo del Consello Nacional durante los últimos años, las demandas estatutarias, los problemas de coordinación con el Gobierno de la Xunta y la reforma de la organización.

Fiel a su tarea, Jorquera defendió el contenido de ambos documentos, cuyo análisis calificó de "ponderado". En ellos puede hallarse, indicó, además de una exposición de las conquistas del Bloque, el "espíritu crítico y hasta autocrítico" que alimenta a la dirección frentista.

La conclusión del documento de tesis, aseguró Jorquera, es que la expansión del nacionalismo pasa por tener claro el rol que el BNG desempeña en la sociedad. Y para explicarlo no dudó en tomar prestadas palabras del anterior portavoz nacional, Xosé Manuel Beiras ("somos el aparato de Estado de una nación sin soberanía", dijo), a pesar de que en estos momentos sostiene posiciones antagónicas a las suyas.

El coordinador de la Executiva defendió la vigencia del modelo frentista y subrayó la necesidad de construir "una organización fuerte". Especialmente en estos momentos, porque ahora que el BNG ha logrado dar el salto "cualitativo" de estar en el Gobierno de la Xunta, tiene ante sí una oportunidad histórica. Para aprovecharla, señaló, es imprescindible "una simbiosis entre el Gobierno y la organización".

Disfunciones

Es verdad, reconoció, que en estos momentos existen dificultades porque el BNG comparte las tareas del Ejecutivo con una fuerza estatal -el PSdeG- y ha heredado del Partido Popular una administración llena de "inercias y rutinas". "Y hay también disfunciones atribuíbles a nosotros", admitió. Pero estar en el Gobierno da al Bloque "una palanca para cambiar el país" y por eso es tan importante la interrelación entre el Gobierno y la organización.

En este contexto, Jorquera destacó la oportunidad histórica de conseguir para Galicia "un estatuto de nación". Y consechó una cerrada ovación cuando proclamó: "Que nadie lo dude, el nuevo Estatuto será de nación o no será".

El BNG, concluyó el coordinador nacionalista, debe conciliar "unidad y pluralidad, pero actuando con una sola voz", un objetivo que exige "acotar el debate interno", en referencia al daño que la disensión pública está causando a la organización.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de diciembre de 2006