Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Urbanismo salvaje

La Eurocámara prepara otra visita a Valencia para estudiar quejas

Eurodiputados populares y socialistas expresaron ayer su preocupación por el creciente número de denuncias ciudadanas que recibe el Parlamento Europeo sobre abusos urbanísticos en la Comunidad Valenciana, y lo atribuyeron a que "hay algo que no funciona". La Comisión de Peticiones de la Eurocámara aceptó preparar una nueva visita de parlamentarios a Valencia, la tercera en los últimos dos años, para analizar sobre el terreno las quejas. Los pormenores de la misión están por decidir.

La Comisión de Peticiones discutió ayer dos quejas sobre supuestos abusos urbanísticos en la zona de protección del parque natural de las Lagunas de La Mata y Torrevieja, y sobre tres planes para 1.800 casas en la localidad alicantina de Parcent. En ambos casos se acordó dejar los expedientes abiertos para que la Comisión determine si ha habido alguna infracción de la legislación comunitaria.

El representante de Mercado Interior del Ejecutivo comunitario, Paulo Silva, recordó que Bruselas mantiene abierto un procedimiento de infracción contra la Ley Urbanística Valenciana por vulnerar la legislación europea en materia de contratos públicos y que el pasado 12 de octubre envió un dictamen motivado exigiendo su modificación en un plazo de dos meses. "Estamos esperando la respuesta. Si no es satisfactoria, propondremos que se lleve el caso ante el Tribunal" de Justicia de la UE, explicó. "Esta comisión debería cambiar de nombre, en lugar de llamarse Comisión de Peticiones debería llamarse comisión de Valencia", criticó el eurodiputado británico del Partido Popular Europeo, sir Robert Atkins. El laborista británico Michael Cashman fue el que propuso el envío de una nueva misión a Valencia "ante el número creciente de peticiones". El presidente de la Comisión de Peticiones, Marcin Libicki, se mostró dispuesto a encauzar esta petición en el marco de un viaje más amplio a España. El pleno del Parlamento Europeo, además, tiene previsto otro debate sobre el urbanismo valenciano a principios de 2007.

"Campaña mediática"

El eurodiputado del PP José Manuel García-Margallo pidió que se cerraran las quejas contra el urbanismo valenciano y dijo que "responden a una campaña mediática orquestada". "No se quiere tanto la satisfacción de las pretensiones de los ciudadanos cuanto aprovechar este Parlamento como un foro mediático en víspera de unas elecciones regionales", apuntó.

A juicio del parlamentario socialista Joan Calabuig, el problema es que la Generalitat no ha actuado pese a que la Eurocámara ya censuró la derogada Ley Reguladora de la Actividad Urbanística, sustituida por la LUV. "Lo que lamento es que, un año después de que este Parlamento aprobara una resolución que pedía al Gobierno valenciano que solucionara el auténtico desbarajuste urbanístico todavía sigamos aquí recibiendo peticiones todos los días", subrayó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de noviembre de 2006